20 may. 2009

Tranvía Arriondas Covadonga

“Ya viene el Tren para Oviedo.
Ya ruge la balastrera,
arrastrando los vagones
de la mina de Buferrera”.
Allá en enero de año 1908 se ponía en funcionamiento el tranvía a vapor entre Arriondas y Covadonga. Fué proyectado y concebido por la sociedad "The Asturiana Mines Limited" y por la "Compañía de Ferrocarriles Económicos de Asturias", con el propósito de transportar por vía férrea el material minero - hierro y manganeso- extraído en las minas de Buferrera, para embarcarlo posteriormente en Ribadesella con destino, principalmente, a Inglaterra. Este material una vez extraido por las bocaminas, era llevado por medios animales a la Vega de Comeya, donde una vez seleccionado se bajaba por cable hasta el Repelao.
Por aquella época comenzaba una incipiente industria turística, impulsada no sólo por el fervor religioso, sino por un gusto cada vez más popular hacia los espacios naturales: Recordemos que unos años más tarde, en 1918 sería creado en la Montaña de Covadonga el primer Parque Nacional de España, impulsado por el nunca demasiado bien honrado D.Pedro Pidal. 
Así el Cabildo, con la sana intención de facilitar esta comunión popular, ultimaba el Hotel Pelayo y el túnel que unirá la Cueva con la explanada.
El tranvía facilitaría un acceso "rápido y cómodo" a los cientos de turistas que se esperaban.
Ya en aquella época se hablaba de la contrucción de algún ingenio mecánico que , desde la estación del Repelao, subiese a las gentes hasta la Basílica sin más molestia que el desembolso de unos cuantos céntimos.
En 1907 las obras avanzabas raudas y las vías de hierro se abría ya paso por Las Rozas, Villanueva, Cangas de Onís, Soto de Cangas y La Riera. En el Repelao, una pequeña estación -hoy oficina de turismo- recibiría a los turistas y viajeros. Desde aquí, se podrían alquilar vehículos para conocer los alrededores. La incipiente industria turística de la zona se ponía en marcha.
El ocaso del "Trenillo" tuvo lugar en julio de 1933, con el cierre de las minas, y al no ser rentable únicamente con el transporte de viajeros.
Una vez clausurada la línea, todo el material móvil pasó a ser propiedad de la "Compañía de los Ferrocarriles Económicos de Asturias", la cuál utilizó en sus líneas sólo los vagones de mercancías, ya que ni coches ni locomotoras volvieron a entrar en servicio.
A título de ejemplo, en 1918 circulaban cuatro trenes de viajeros diarios entre Arriondas y Covadonga, y tres en sentido opuesto. El viaje duraba sobre 65 minutos y las tarifas eran de 2,35 pesetas en primera clase y 1,30 pesetas en segunda clase. Seis años más tarde había cuatro trenes en cada sentido y se había disminuido un par de minutos la duración del viaje. En días de fiesta, como el 8 de septiembre, circulaban casi diez sobrecargados trenes de viajeros en cada sentido. Ocasionalmente, a los trenes de viajeros se les acoplaba algún vagón de mercancías, aunque lo habitual era la circulación de trenes puros de mercancías. Los trenes de viajeros se hacían con coches de 1ª y 2ª clase, aunque el primer servicio que circulaba hacia Covadonga y el último desde este lugar, eran sólo de 2ª clase. 
Para saber más dale aquí , aquí y acá

2 comentarios:

  1. No estaría mal que por parte del autor se citase la fuente de donde se han sacado los datos y especialmente los dibujos de locomotra y coche, ya que son únicos y realizados por el Grupo de Trabajos Ferroviarios que los tiene expuestos en su página web.
    A ver si citamos las fuentes y no nos aprovechamos del trabajo de los demás.

    ResponderEliminar
  2. Si miras al final del articúlo, verás una frase que dice "Saber más" con enlaces. El primero de ellos hace referencia a esos dibujos y los otros dos a las fuentes.
    Hay que leerlo todo y asegurarse antes de criticar.

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...