30 oct. 2012

Camino Soria (y III)


Ucero (960) – Cañón del Río Lobos – Hontoria del Pinar (1050)


Desde el Centro de Interpretación del Parque hasta el límite de circulación rodada, todavía se pueden recorrer unos kilómetros por una pista de tierra. En este lugar se toma un cómodo camino, que tras cruzar por un espeso pinar, se dirige hacia la ermita de San Bartolomé. Todos los excepcionales valores naturales y geológicos de la zona se ven incrementados por el contenido mágico y esotérico que proporciona al entorno la citada ermita, uno de los enclaves más importantes de la orden de los caballeros templarios.

A partir de aquí ya se puede apreciar, en toda su extensión, la grandeza de este cañón de origen kárstico. Sus verticales paredes calizas, de cerca de 200 metros de altura, han sido modeladas por los fenómenos erosivos, dando lugar a unas bellas y caprichosas formas de relieve. Contemplaremos la ermita cisterciense de San Bartolomé es una construcción románica del primer cuarto del s. XIII. Formaba parte de un cenobio templario del que sólo se conserva la capilla.

La vinculación con la Orden del Temple está probada y junto a ella se abren misterios que quedan por resolver. Esta ermita se halla a la misma distancia, en metros, de los límites más externos dal este y al oeste de la península. La unión entre el punto de ubicación de esta ermita con otros templos templarios de la península forma una cruz de malta, símbolo de la orden.
Tras contemplar la ermita y pasar al lado de un curioso altar megalítico, hay que cruzar un puente de troncos -junto a la entrada de una enorme caverna- y continuar remontando el curso del río Lobos. En sus transparentes y puras aguas abundan las grandes hojas flotantes de los nenúfares. En algunas zonas, el río desaparece tragado por profundos sumideros, apareciendo de nuevo a los pocos kilómetros.
  Parece como si estuviese jugando al escondite con el caminante. La senda discurre después entre añosos ejemplares de sabina albar. Los bosques sorianos de este árbol de hoja perenne y escamosa están entre los mejor conservados del planeta.

Hay que vadear el río en un par de ocasiones y salvar una pequeña dificultad topográfica, utilizando para ello una rústica escalera de madera. Tras serpentear durante varios kilómetros por el fondo del cañón y después de encontrar una nueva zona de pinares, se llega al llamado puente de los Siete Ojos. A partir de este lugar el cañón se hace más estrecho y escarpado y muy pronto se interna en la provincia de Burgos. Los visitantes más entusiastas pueden llegar sin mucho esfuerzo hasta Hontoria del Pinar, donde un puente romano marca el final del recorrido.


Longitud: 26 Km
Desnivel: +600
Duración estimada: 8 horas

22 oct. 2012

Camino Soria (II)


Cueva de Agreda (1296) - Moncayo (2316) - Santuario (1621) 


Partimos de pueblo soriano de Cueva de Agreda (1296). Por detrás de su albergue sale una pista en dirección N. En este mismo punto hay un poste que señala la pista como “GR86 Moncayo”, las señales de pintura en los árboles nos dirigen todo el camino. Entramos en un bosque de rebollar por el que discurre el río Trasmoncayo. Este río lo tendremos siempre a nuestra derecha hasta cerca de su nacimiento, cuando crucemos el arroyo. Caminados unos 2 Km, nos encontramos con una bifurcación, a la derecha señala el PR-SO 19, nosotros debemos continuar el camino que traíamos señalado en rojo y blanco.

En este lugar el camino se estrecha, en senda; al poco sale del bosque y por unos prados gira a la izquierda, NE. Así enfilamos el Barranco del Colladillo por donde discurre el río Trasmoncayo. El sendero se retuerce buscado el mejor paso para ascender la pendiente del propio río.

El Barranco se estrecha y arrimados a los contrafuertes, cruzamos el río y giramos poco después de nuevo a la derecha, viendo los comienzos o nacedero del propio río, y entrando así en el tramo final del barranco.
El barranco se empina, por senda entre pedrero hasta acabar remontando en la collada de S. Juan (2275). Aquí giramos a la izquierda y montados sobre el cordal en unos minutos alcanzamos la cima del Moncayo ó S. Miguel (2316). Techo de las provincias de Soria y Zaragoza


Para el retorno, desandamos nuestro camino hasta la collada S. Juan pero continuamos por la cuerda hasta el Cerro de S. Juan (2283), señalado con una montonera. En este punto iniciamos el descenso dirección derecha por la loma que separa la Hoya de San Miguel del Circo de San Gaudioso. Cuando lleguemos a la base del circo glaciar del Cucharón (1833), nombre que recibe la base de la Hoya de San Miguel. Poco después nos internamos en una senda que desciende por bosque hasta dejarnos en el Santuario de la Virgen del Moncayo (1621)

Cartografía: IGN-SGE, Escala 1:25.000 Hoja 0352
Longitud: 10 Km
Desnivel: 1.100 postivo, 600 negativo
Duración estimada: 6 horas

18 oct. 2012

Cascada de Xiblu



La ruta que hoy emprendemos parte de la Braña de La Puerca, en una explanada aparcamiento con varios paneles explicativos y a la que accedemos en el kmt 42,500 de la carrera As-228, y a 15 kmts de San Martín de Teverga.
Este aparcamiento es entrada al Hayedo de Montegrande,
"El Hayedo de Montegrande, en plena Cordillera Cantábrica, al sur del concejo de Teverga,  es la tercera mancha forestal de Asturias, tras Muniellos y Peloño. La zona donde se ubica es conocida como El Privilegio, concejo independiente del de Teverga hasta 1827 compuesto por los pueblos de Páramo, La Focella y Villa del Sub; Bermudo II concedió a esta zona un privilegio en el año 1033 que decía que toda persona nacida en ese territorio sería considerada libre y noble."

Iniciamos el camino por una ancha pista casi llana. El camino discurre entre hayas, árbol por excelencia de esta zona, además de otras especies como el serbal, espinera, roble o acebo. La fauna que por estos lares se desarrolla está formada por grandes mamíferos como ciervos, corzos, jabalíes, incluso lobos y osos. Buitres y azores son los dueños del cielo y el urogallo tiene aquí uno de sus últimos reductos.

Continúa la pista con leves subidas y bajadas hasta el kilómetro 4,00 donde descendemos hasta el río La Verde o Fundi, en las cercanías de la Ferviencia, cruzando éste por un puente de madera.

Podemos, y debemos girar a la izquierda e introducirnos en el Monte Braniecha, para remontar por la margen izquierda del río y apenas durante 1 kmt. para acercarnos a las cascadas del Xiblu, sucesión de tres saltos que desarrollan en conjunto una altura de 100 metros. Lógicamente, la espectacularidad del lugar es directamente proporcional al caudal de agua, siendo la primavera, con el deshielo, la mejor época del año para visitar este enclave. El regreso por el mismo sitio.
Apenas 9.00 kmts ida y vuelta
Apenas 190 mts de desnivel...
La ruta en el Wiki:

Bibliografía:
El Hayedo de Monte Grande. Mª Ángeles de La Vega Montero y Mª Herminia Andrés García
Descárgatelo aquí

16 oct. 2012

Camino Soria (I)


Laguna Negra (1700) - Pico Urbión (2193) - Laguna Negra (1700)


Partiremos del parking situado en Paso de la Serrá (1590), o bien 2 Kms más arriba en otro parking cercano a la Laguna Negra. En ese punto tomaremos el sendero turístico que en unos 200m nos lleva al magnifico enclave de la Laguna Negra (1750).

 Rodeamos la Laguna Negra por su lado izquierdo tomando la senda del Portillo, pasamos bajo la fenomenal cascada que salta entre los bloques y zigzagueando para abrirnos camino por un estrecho pasillo entre las rocas. Al llegar a la parte superior giramos a la derecha.

 Tras pasar por una ladera algo aérea saldremos a terreno despejado. Volveremos a ver el arroyuelo que nutre a la cascada. Con dirección noroeste tomamos un sedero transitado. A nuestra izquierda se alza el rectilíneo y elegante cordal formado por Mojón Alto (2098) y Llanos de la Sierra (2183), bajo los cuales observamos una especie de balcón donde descansa la Laguna Helada.

Sin grandes dificultades alcanzamos el collado situado a (1999) punto donde las vistas son espléndidas, en particular sobre el inequívocamente glaciar del valle del Revinuesa, sus hoyas y el Risco Zarroquín (2105), situado a nuestra derecha. En este balcón giramos a la izquierda por marcada senda. En escasos minutos llegamos a la Laguna Larga (2012) una de las más altas de la sierra. La bordeamos por su lado derecho, mientras dejamos a ese mismo lado unos fenomenales peñascales que miran al curso alto del Revinuesa. Superamos el desnivel hasta cruzar en diagonal una empinada ladera justo antes del siguiente portillo.

Nos situaremos en el Portillo Arenoso (2146) al pie del gran pico. Ascendemos entre una cruz metálica y un gigantesco ojo natural, girando posteriormente a izquierda y coronando la cima del Pico Urbión o Muela del Urbión (2228), que parece encontrarse colgada sobre el valle del río Urbión, custodiando la laguna del mismo nombre.
En la bajada volveremos sobre nuestros pasos, quien lo desee puede desviarse hacia Fuentes del Duero (2140) para ver el nacimiento de este río. Pasado el Mojón Alto, un camino que sale del margen izquierdo, con un cartel que reza “Mirador L. Negra, Laguna Helada”. Lo tomaremos y descenderemos hasta una lagunilla. Volveremos a girar hacia nuestra derecha, comenzamos un leve ascenso, que nos llevará hasta el Mirador de la Laguna Negra.

Continuamos hacia nuestra izquierda, tomando la senda que nos bajará hasta la Laguna Helada, un poco antes de alcanzarla continuaremos por la senda que gira a nuestra derecha, para alcanzar el sendero de ida. A partir de aquí será desandar el comienzo de la ruta.


Cartografía: IGN, E. 1:25000 hojas 278-IV, 279-III, 316-II, 317-I
Longitud: : 13,3 Km +4 Km
Desnivel: +864m, -864m
Duración estimada: 7 horas

8 oct. 2012

Camín de La Madera



Partimos del aparcamiento del Lago Ercina bordeando éste por su margen derecha. Subimos a un promontorio y siguiendo las marcas de un “ Pr”, llegamos enseguida a la Vega del Bricial. Una depresión a nuestra izquierda nos marca el llamado “tercer lago”, que se forma en invierno al congelarse los sumideros naturales que desaguan esta dolina natural.

 Segimos el camino, muy marcado hasta desembocar en la pista que nos lleva sin pérdida a Pandecarmen.
Aunque el camino “oficial” nos llevaría hasta la Vega de la Piedra, vamos a tomar un atajo: Después del aparcamiento de Pandecarmen, y justo antes de la Vega del Huerto, a la derecha de un gran cartel del Parque, sale un camino que baja al río Pomperi. Vadeamos el río que en esta época del año trae poca agua y siguiendo unas feísimas marcas rosas nos introducimos en el “Camín de la madera”. Un corto ascenso nos lleva a Los Llanos del Burdio , que identificaremos por cuatro hermosísimos acebos que allí crecen. En este lugar nos encontraríamos con el camino que llega desde la Vega de la Piedra, si por cualquier razón hubiésemos optado por este último itinerario.

Cruzamos esta pequeña campera y buscamos un camino muy marcado, que nos lleva a la Vega de Los Corrales, pradería encharcada que con algo de pericia y un poco de suerte no será obstáculo. Al final de este prado encontramos una alambrada que saltaremos, procurando dejarla en el mismo estado que la encontramos. Desde  aquí, y siempre siguiendo las sempiternas marcas rosas, nos introducimos en el monte La Cerezal, un hayedo frondosísimo, donde cucos, herrerillos, y picapinos, además de múltiples mamíferos y roedores viven y se reproducen.

 Después de una subida en zigzag, no muy exigente llegamos al paraje llamado Jaedo La Ciarda, corazón del Camín, de donde eran sacados los árboles para su aprovechamiento industrial. Podríamos seguir al frente, hasta los Cabritales, para disfrutar de un paisaje sin igual.
Desde La Ciarda, a la izquierda, nuestro camino gira 90º a la izquierda, por una ladera erosionada por el ganado y francamente empinada, que nos introduce en una pequeña majada llamada La Ciarda, con dos cabañas derruidas y un sumidero en mitad de la misma.

 La cruzamos y remontamos por un camino que nos va desviando a la derecha hasta alcanzar un collado. Frente a nosotros, el modesto pico Las Vidrosas, máxima cota de hoy y a cuya cumbre accedemos sin ningúna dificultad..
Desandamos de nuevo hasta el collado y sin perder mucha altura debemos ganar otro pequeño collado a nuestra derecha que da acceso a La Redondina, pequeña majada con espectaculares vistas del bosque de Pome, Pan de Colines, lago Enol…
Debemos buscar a la izquierda y al final de la majada un muro de piedra medio derruido con un jito encima:Este es el punto por donde debemos bajar. Cruzamos una alambrada, y por un camino que atraviesa bajo un pequeño bosquete de hayas, y al lado de la alambrada nos introduce en la Cuenye Los Corrales, que nos dejará, tras unos cuantos metros de descenso en la Vega Los Corrales.
Ahora sólo nos queda desandar el camino hasta el Lago Enol, el cual rodearemos por un pequeño sendero que por la margen derecha del mismo, nos deja al lado de las escaleras que nos llevan a La Tiese.
Distancia aproximada: 15 km (ida y vuelta);
Desnivel: 750 mts
Cartografía: IGN 1:25.000 Hoja 55-I y II.

Noticias

Loading...