25 abr. 2012

Carreras sin límite

Este fin de semana, el suplemento dominical Magazine publica un interesante reportaje sobre las Ultratrails.
Aquí se viven situaciones físicas y psicológicas muy fuertes, es una lucha contra uno mismo. Cuando empiezas, a los 30 minutos, piensas: ¿pero qué hago aquí? Comienzo a disfrutar cuando llevo 70 kilómetros. Mi reto es acabar y el lunes estar de vuelta en la consulta”, comenta Roque Lucas, un médico de familia de 57 años, poco antes de empezar una carrera de montaña de 123 kilómetros y 11.000 metros de desnivel acumulado. Lucas viajó a Gran Canaria con un grupo de amigos, habituales en este tipo de retos, entre ellos Josep Dulcet, el más veterano, ya con 63 años. Pero dicen que la edad no es un handicap en desafíos como este: ambos cruzaron la meta tras 29 horas y 36 minutos de marcha. Acercándose al tiempo máximo permitido, 31 horas. Cansados, pero sin tener que lamentar lesión alguna.

Así empieza el artículo. Lo puedes ver el la edicion digital del Magazine,
o bien descargártelo en Pdf desde aquí

Ejercicio nivel Homer

Photobucket

23 abr. 2012

Pico Riegos

Dia lluvioso y desagradable como pocos, nos vamos a Soto de Agues para entrenar un poco.
Salimos por la ruta del Alba, al lado del crecido río Alba hasta el kmt 3,5 más ó menos donde cruzamos el puente del Retortoriu. Antes pasamos por las ruinas de un cargadero de mineral de hierro de la mina Carmen, explotada por Duro Felguera desde 1922 hasta 1967.
A partir del puente el camino hormigonado asciende entre árboles por los parajes de Fresnedal, la fuente del Collau, Lichariegu y los Prados Manuela.
Cantu la Vega, Mudriellos y llegamos a la Baúga, donde nos tomamos un respiro ya que el camino aquí se hace más benévolo. Seguimos la pista del cual pronto se convierte en camino embarrado. Saltamos al prado vecino y subimos sin dificultad a la collada de Isorno.
Se supone que la vista desde aquí es espectacular, pero nosotros sólo alcanzamos a ver, entre las nubes, un pequeño Caleao. Tomamos un camino marcado a la izquierda que lleva sin pérdida a la cumbre de la Peña Riegos.
El regreso por el mismo camino.
Total unos 19,00 kmts y 950 de desnivel.

La ruta en el Wiki:



20 abr. 2012

19 abr. 2012

Iridiscencias en el Aconcagua

Aconcagua (Argentina) con 6.960 metros de altitud es la montaña más grande de los Andes. 
Este pico solo es superado en altura en toda la Tierra por las cumbres más elevadas del Himalaya. 
Estas imágenes fueron tomadas a una altitud de 4.400 metros, mirando hacia la cumbre, por el fotógrafo Radek Grochowski. 

Pulse sobre la fotografía si quiere agrandar la imagen
Las condiciones de viento fuerte y la presencia de nubes muy cambiantes en la cumbre han creado las condiciones para estas bellas imágenes. 
La difracción de la luz del sol en las gotas de agua de las nubes es lo que produce la iridiscencia.

Pulse sobre la fotografía si quiere agrandar la imagen
La intensidad de los colores es mayor si las nubes se acaban de formar y las gotas son de similar tamaño. 
Las condiciones en esta ocasión fueron óptimas para la formación de iridiscencias.

Pulse sobre la fotografía si quiere agrandar la imagen
Ninguna de las imágenes ha sido retocada para dar más fidelidad a la tonalidad de este hermoso fenómeno.
Via: atoptics.co.uk
Lo vi en : www.allpe.com

18 abr. 2012

Un argayo destruye la senda del Cares

El derrumbe, causado por las lluvias, afecta a un tramo de 15 metros y su reparación obligará a aplicar técnicas especiales por lo abrupto del terreno y la falta de salientes de apoyo.
 La senda del Cares, la más concurrida turísticamente de Asturias, ha quedado cerrada al tránsito y todo indica que será por largo tiempo. Un enorme argayo se llevó ayer por delante la ruta en el paraje de Culiembro, situado en el concejo de Cabrales, muy cerca del límite con la provincia de León. El desprendimiento, ocurrido probablemente a causa de las lluvias de los últimos días, ha afectado a un enorme bloque de roca conocido como «la Madama de la Huertona», y ha provocado, además de la completa destrucción de la senda en un tramo de unos 15 metros de longitud y de un túnel existente en la zona, la interrupción de la producción en la central eléctrica de Camarmeña. El Gobierno del Principado estudia ya posibles soluciones técnicas para la reposición del paso.

El argayo afecta a todo el ancho de la senda y ha implicado la rotura del paramento lateral del canal que, desde la presa de Caín, abastece la central eléctrica de Camarmeña. La dirección del parque nacional ha declarado el estado de «corte total» al tránsito y, tras avisar a los ayuntamientos de Cabrales y Posada de Valdeón y a los servicios de Emergencias de Asturias y de Castilla y León, ha señalizado la interrupción del paso en los puntos de inicio de la ruta, en Caín (León) y en Poncebos (Cabrales), y ha balizado el punto de corte.

La ubicación del punto del desprendimiento, el más alejado de ambos extremos de la senda, requerirá el transporte en helicóptero de los materiales necesarios para la reparación, previsiblemente de gran complejidad técnica. Además, las características del derrumbe, que no ha dejado ningún un saliente desde el que enganchar un muro de apoyo, parece que obligará a la aplicación de técnicas especiales de ingeniería, con la realización de un estudio de estabilidad del terreno y la posible instalación de una estructura tipo puente. Las autoridades han indicado que no es posible calcular aún el tiempo durante el cual estará interrumpido el paso por la senda.

No es el primer corte total de la senda. Los dos últimos argayos de importancia se registraron en febrero y noviembre de 2010. Primero se produjo un hundimiento que afectó a un tramo de 20 metros de longitud, en el paraje de Los Collaos, que mantuvo la senda cerrada varias semanas. Después, en la zona leonesa de Culiembro, muy cerca del actual corte, se hundió un tramo de 30 metros, que también impidió el tránsito durante semanas.

La Senda del Cares es uno de los caminos naturales más visitados de España y uno de los principales atractivos del parque nacional de los Picos de Europa. El año pasado registró 322.000 visitantes por su vertiente asturiana, con un incremento de casi el 7 por ciento respecto a 2010, y más de 137.000 por su vertiente leonesa.
LNE
Ramón DÍAZ

17 abr. 2012

Carlos Soria lanza su ataque a la cima del Annapurna

Esta podría ser la semana de cumbre en el Annapurna, donde se hallan las expediciones de Carlos Soria y Tente Lagunilla por un lado, y de Òscar Cadiach y Rosa Fernández por el otro. Según ha anunciado hoy Carlos Soria, mañana es el día elegido para iniciar el ataque a los 8.091 metros de la montaña desde el campo base, con la intención de alcanzar la cima el viernes, día 20.
De hecho, los preparativos y aclimatación de los alpinistas que pretenden el Annapurna esta primavera estaban ya completados desde hace más de una semana. Desde entonces, Carlos Soria y compañía han estado a la espera de una mejoría en el tiempo para poder lanzarse a por la cima. Vientos de hasta 90 km/h en la cumbre y nevadas casi diarias han hecho imposible cualquier intento hasta ahora.
Según cuenta el alpinista abulense de 73 años, la montaña ahora se encuentra bastante cargada de nieve, aunque paradójicamente el viento ha jugado a favor de los montañeros, limpiando mucha de esa nieve en cotas altas. De este modo, aunque el riesgo de avalanchas es alto como siempre en la ruta del Annapurna, las condiciones de la montaña permiten albergar fundadas esperanzas de éxito para un ataque a cumbre.

La estrategia de la ascensión

 

Con estos argumentos, los alpinistas han decidido partir mañana del campo base, con destino al C2. Así pues, se saltarán el C1 de subida con el objetivo de acortar al máximo el tiempo en la vertiente y poder aprovechar los mejores días desde el punto de vista meteorológico, que prometen ser viernes y sábado. Des del C2, ascenderían un campamento por jornada, durmiendo la noche del miércoles en C3 y la del jueves en C4. Como ha quedado dicho, el viernes sería el día de cumbre, con el sábado como colchón, ya que las previsiones también son buenas para ese día si hubiera algún retraso por el camino.
El principal temor de los expedicionarios, además del citado riesgo de avalanchas, es el viento. Los partes meteorológicos auguran unos 30 km/h para el día de cumbre. Un viento que se acerca al límite de lo que Soria considera soportable a más de 8.000 metros. Así pues, un ligero empeoramiento de las condiciones de viento podrían llegar a imposibilitar la cumbre.

Sherpas y otros alpinistas

 

Además de Carlos Soria y su compañero, el palentino Tente Lagunilla, el intento de cumbre de la expedición patrocinada por BBVA contará con la participación de los sherpas Muktu (que ya ha subido a varios ochomiles con Soria), Pasang, Nhorbu y Shange, aunque dos de ellos no pasarán del C4. Durante las semanas que llevan en la montaña, el equipo de Carlos Soria ha dejado totalmente equipados los campos 1 y 2, así como un depósito de material en C3.
Por otro lado, en el Annapurna también se halla otra expedición española, con Rosa Fernández y Òscar Cadiach. Según una actualización del blog de la asturiana fechada el pasado sábado, la gran cantidad de nieve les obligó a descender al campo base, aunque anunciaba que “cuando amaine y mejore la climatología, intentaremos la cumbre, a pesar de no estar perfectamente aclimatados; pero es lo más aconsejable”. Así pues, podrían unirse a Carlos Soria en un ataque a cumbre unificado.
De conseguir la cima del Annapurna, y para completar los catorce ochomiles, a Carlos Soria le faltarían por ascender el Shisha Pangma (lo ascendió, pero no la cima principal), Kangchenjunga y Dhaulagiri.
 Fuente Revista Desnivel

16 abr. 2012

Egocheaga al Kanchenjunga


Jorge Egocheaga está a punto de llegar al campo base del Kanchenjunga (8.586 metros). Si todo sigue por el camino previsto, lo hará mañana junto a su amigo y compañero de aventuras el zamorano Martín Ramos. Para Egocheaga, si finalmente alcanza la cima, éste será su decimotercer «ochomil» y ya sólo le faltará por subir el Lhotse (8.516 metros) para haber llegado a la cima de las catorce montañas que superan los ocho mil metros de altitud.

No es la primera vez que Egocheaga intenta alcanzar la cima del Kanchenjunga, la tercera montaña más alta del planeta, por detrás del Everest (8.848) y el K-2 (8.611). En 2009 una bronquitis le obligó a abandonar cuando se encontraba en el campo 4, a 7.700 metros de altitud. Entonces formaba parte de la cordada del programa «Al filo de lo imposible», compartiendo expedición con Edurne Pasaban, Juanito Oyarzábal, Asier Izaguirre, Álex Chicón y Ferrán Latorre.

Lejos de los fastos de aquella ascensión, Egocheaga se encuentra inmerso ahora en una expedición mucho más cercana a sus gustos. Sin hacer ruido y junto a Martín Ramos, con el que ya coronó el año pasado el Makalu, el asturiano vuelve al Nepal, disfrutando del «trekking» que les llevará mañana al campo base.

Gracias a un «blog» (kangchenjunga2012.blogspot.com.es), colgado en internet e impulsado por Martín Ramos, se pueden seguir los pasos de una expedición que arrancó el 9 de este mes en Kathmandu. Ese día el zamorano daba pistas sobre la dificultad de la empresa: «Ha sido ya difícil tomar la decisión de venir. El enorme esfuerzo que supone una empresa de esta envergadura solamente lo conocen las personas que están a mi lado. No podría seguir soñando si no tuviera el apoyo de la familia, los amigos (los de verdad) y un compañero de lujo. Aun así es muy difícil, pero voy a intentar hacer una de las cosas que mejor sé hacer, subir montañas».

Ayer, tras complicarse el tiempo con una fuerte nevada, Egocheaga y Ramos se protegían en un chozo a la espera de los porteadores, con los que tratarán de llegar mañana al campo base. Una vez allí, arrancará una ascensión en la que el montañero asturiano con más «ochomiles» puede sumar una nueva cumbre. Pero poco le importan los números y los récords a Egocheaga. Él es feliz en la soledad de las montañas más majestuosas del planeta. Y disfruta subiéndolas.
Oviedo, Antonio LORCA 
Fuente: LNE

13 abr. 2012

Glaciar en el parque nacional de Jostedalsbreen

Glaciar en el parque nacional de Jostedalsbreen, cerca de Olden, Noruega.

12 abr. 2012

Copa de España de Carreras por Montaña

La competición nacional será la gran protagonista de este fin de semana, en el que habrá gran cantidad de carreras dentro y fuera de nuestras fronteras.
Luis Alberto Hernando y Oihana Kortazar, ganadores de la Copa de España de carreras por montaña 2011 (Ocisport
 Tras el parón en el ritmo de carreras por montaña sufrido el pasado fin de semana con motivo de las celebraciones de semana santa, éste compensará el receso con una gran cantidad de carreras entre las que destaca el comienzo de la Copa de España que cada año organiza la FEDME y en la que Oihana Kortazar y Luis Alberto Hernando defienden título.
La carrera que abrirá el fuego de las competiciones oficiales será la Carrera Por Montaña de Cuenca, que este año cumple su décima edición. El trazado ideado tiene una longitud de algo más de 31 kilómetros, mientras que el desnivel positivo acumulado llega hasta los 1.950 metros. Además, la FEDME ha puntuado su dificultad con un coeficiente de 62.
Otro de los circuitos que también tienen una cita para el fin de semana es el de la Liga CxM La Serranía; se trata de la segunda edición de la Carrera por Montaña Las Fuentes de Titaguas, en la Comunidad Valenciana. La prueba cuenta con un recorrido de 18 kilómetros y apenas 521 metros de desnivel positivo acumulado. También habrá un trazado menos exigente, de 10 kilómetros denominado Promoción
Sin salir de la Comunidad Valenciana, nos vamos a la provincia de Castellón, donde se celebrará la Cursa Serra de Oropesa, que ya va por su quinta edición. Como es habitual, la prueba cuenta con un recorrido de 18,6 kilómetros y un desnivel positivo acumulado que roza los 700 metros.
Algo más al norte, en Catalunya, cabe destacar la disputa de la Alta Segarra Cursa de Muntanya, que ya va por seis ediciones. Tendrá un trazado de unos 24 kilómetros y un desnivel acumulado de 2.400 metros, mitad ascenso y mitad descenso.
En Navarra también podrán disfrutar del trail running gracias al medio maratón que tiene lugar en la población de Bera, donde se disputa su Medio Maratón de Montaña de Bera. Con un recorrido de 21 kilómetros, de los que 11 son de descenso, el desnivel positivo acumulado se va más allá de los 1.300 metros, con porcentajes en ascenso que alcanzan el 43% de pendiente.
Ahora viajamos al sur de la península, concretamente a la provincia andaluza de Málaga, que acogerá la Animal Trail, que como cada año afrece dos circuitos diferenciados. Uno tiene 25 kilómetros y ha sido bautizado como “La Bella”, mientras que el más largo, de 50 kilómetros, lleva el sobrenombre de “La Bestia”. Precisamente la carrea más corta será una prueba piloto para la Copa de España de Trails para Invidentes, una apuesta de la ONCE.

Calendario Internacional

En cuanto a las pruebas de carácter internacional, destacamos el final del Marathon des Sables, que comenzó a principios de esta semana y conoceremos a sus vencedores a lo largo del fin de semana. Actualmente se han disputado tres etapas y lideran la clasificación el marroquí El Morataby y la británica Laurence Klein. Los mejores españoles marchan, de momento, en undécima posición.
Al otro lado del charco, en uno de los terrenos salvajes más inhóspitos de todo el subcontinente sudamericano, tiene lugar la Patagonia Run Mountain Hardwear, que dispone de varios circuitos que van desde los 10 kilómetros hasta los 100, con otros trazados intermedios de 21, 42, 63 y 84 kilómetros.
En Estados Unidos sigue el alto ritmo de carreras, ya que la primavera es la estación que más carreras acoge en el país norteamericano. Allí destacan la Potawatomi Trail Run at McNaughton Park, con tres recorridos que van desde las 50 millas, pasando por las míticas 100 y llegando hasta las 150 millas, lo que la convierte en una de las carreras de mayor longitud del país. También es necesario destacar la Zumbro Trail Races, que tiene lugar en Minnesota. Cuenta con dos recorridos, de 50 y 100 millas respectivamente.
También en el estado de California tendrá una serie de carreras bastante conocidas. Se trata de las Santa Barbara Endurance Races, que cuentan con carreras de 10, 20, 30, 40, 50 y 100 kilómetros además de la prueba reina, las 100 millas clásicas americanas.
Finalizamos nuestro repaso semanal en el vecino país de Portugal, donde tiene lugar la segunda edición del Ultra Trail de Sesimbra, que tiene un trazado de 50 kilómetros y en el que este año han incluido una Nordic Walking y una marcha de montaña.
Revista Desnivel

11 abr. 2012

Descargas

Hace tiempo que acumulo un tanto obsesivamente en el ordenador, artículos, libros, relatos sobre las más dispares cuestiones relaccionadas con mis aficiones. Muchas de ellas son escaneadas de revistas, descargadas libremente de internet, o copiadas / pegadas para archivar.
De algunas hay autor y/o procedencia, de otras ni asomo, ya que nunca contemplé compartir esta información y por lo tanto no me preocupé de anotarlo. Si alguien se identifica como autor de algún texto, que me lo haga saber para reconocérselo.
Comparto esta información con aquellos a los que les sea útil, igual que me lo es a mi, ya sea por adquirir conocimientos, documentarse, o simplemente satisfacer la curiosidad.
No coloco todo lo que hay ya que tengo alguna duda sobre la legalidad de la difusión de ciertos libros y material, obtenido ya no recuerdo, de que forma.

Estructuro la documentación en varios apartados:

  • Naturaleza / Etnografía
 Patagonia desconocida. Linde Waidhofer
 El agua y los bosques de Redes. Consejería de Medio Ambiente Principado Asturias
 El mensaje del Valle secreto. Parque Natural de Somiedo. Consejería de M. Ambiente Principado Asturias
 Los vaqueiros de alzada: el mensaje antropológico de Jovellanos. Adolfo García Martínez
 Teitos y transhumancia. Mario Álvarez González. Escuela U. de Arquitectura Técnica de La Coruña
Turismo Valdeón.

  • Montaña
Guia de Caminos 1 de 3. Montaña Central Asturias
Guia de Caminos 2 de 3. Montaña Central Asturias 
Guia de Caminos 3 de 3. Montaña Central Asturias  
  • Entrenamientos
Hablando de correr. Artículo. Antonio Ortí
Ejercicios técnica de carrera. José Miguel Romero
Entrenamiento para Montaña. Carlos Rangel Plasencia y Raymundo Arciniega Dettmer.
Ejercicios de estiramiento. Julio Gutiérrez Muñoz
Sistemas de Entrenamiento. Edgar Lopategui Corsino
Sistemas energéticos. Dr. Braham Belferman

  •  Lesiones
Lesiones frecuentes.  G. Olivera, M.S. Holgado y J. Cabello
Lesiones musculares. Buchbauer, Steininger

  • Alimentación
 Alimentación, nutrición e hidratación en el deporte. Consejo Superior Deporte.
Coordenadas geográficas y proyección UTM. Ignacio Alonso Fdez-Coppel
Nociones de Cartografía. Jorge Franco Rey
Nociones de geodesia y GPS. Jorge Franco Rey
Nociones de topografía. Jorge Franco Rey

10 abr. 2012

Marathon des Sables, 38 españoles a la conquista de África


El Marathon des Sables es una de las carreras de larga distancia más duras del mundo. Esta prueba, que se realiza en seis etapas, obliga a los participantes a recorrer 240,5 kilómetros por el desierto del Sáhara marroquí, con etapas entre 20 hasta 80 kilómetros. También es, eso sí, una de las más espectaculares del planeta, con un recorrido de auténtica aventura entre las dunas del desierto.
En total en esta edición de 2012 van a participar 887 competidores de hasta 49 nacionalidades distintas y una fuerte presencia de corredores franceses y anglosajones. España estará representada por 38 corredores y habrá también 13 latinoamericanos.
Los corredores deben soportar, a lo largo de una semana, temperaturas que rozan los 50º grados y cargar su equipo y comida para toda la prueba ya que se les pide que sean autosuficientes. En este 2012 ya está todo preparado para que la edición número 27 del Marathon des Sables se convierta, una vez más, en un evento para la superación de los distintos participantes: un reto deportivo que se convierte año tras año en toda una aventura vital.

Autosuficiencia extrema
El Marathon Des Sables se celebra en el Sahara sur de Marruecos. Se trata de una prueba de siete días que incluye seis etapas, durante las cuáles cada corredor debe ser autosuficiente. Cada uno debe cargar su comida y todo aquello que necesite o crea que puede necesitar a lo largo de los 240,5 kilómetros que dura toda la prueba. La organización solo facilita el agua en dosis controladas.
La mochila y otros útiles se convierten, pues, en compañeros inseparables de los participantes de esta prueba. El terreno es desértico, con zonas de antiguos lagos secos y dunas de arena que hacen este Marathon de Sables aún más espectacular. Es una prueba deportiva, pero sobre todo es un reto personal, una lucha contra el calor, la distancia y la arena del desierto.
Esta carrera pionera se disputa ininterrumpidamente desde 1986 y ha sido la inspiración de otras muchas pruebas desérticas. Es, además, una de las carreras más exigentes del mundo: un gran reto para muchos atletas de élite y otros que quieren probarse a si mismos en un lugar dónde no sólo cuenta la forma física, también la voluntad de seguir hasta el final.

Los favoritos del 2012
Entre los corredores que parten como favoritos en la carrera este año están, en categoría femenina, la francesa Aline Pierron, que fue primera en la edición 2010 de la Transmartinique. Así cómo la también francesa Laurence Klein, campeona de Europa de 100 kilòmetros; y la británica Jennifer Salter, que quedó tercera en el Marathon des Sables de 2010, y Simone Kayser de Luxemburgo, que  acumula ya 3 victorias en Marathon Des Sables en categoría femenina.
En categoría masculina están Rachid El Morabity, primero en el Marathon des Sables en 2011; y Mustapha Ait Amar que fue tercero en 2001 y cuarto en 2003, 2004 y 2008. Siendo quinto en 2011. Ambós marroquíes. Otro de los favoritos es también Mohamad Ahansal (Marruecos), que a lo largo del tiempo, ha acumulado 4 victorias en Marathon des Sables y ha quedado nueve veces segundo. Entre los favoritos encontramos también el marroquí Aziz El Akad, segundo en 2009.
En cuanto a los españoles participantes destacados están Ismael Dris y Julio Becerra que pueden estar entre los 25 mejores. A ellos les acompañaran en las primeras posiciones los portugueses, en categoría masculina, Carlos Sa, que está dentro del Top 10 y en categoría femenina Susana Simoes Oliveira, ganadora de la Isostar Desert Marathon del 2011, con la que consiguió la inscripción para esta edición del Marathon des Sables 2012.

12.000 competidores desde 1986
El 30% de los participantes de esa nueva edición de 2012 van a repetir la experiencia después de haberla vivido ya en ocasiones anteriores. Desde 1986, año en qué se creó la prueba, han participado en ella más de 12.000 atletas. Se trata de una prueba en la cual el 70% de sus participantes son de origenes diversos provenientes de hasta 49 países distintos, con fuerte presencia anglosajona.
El 30% restante son franceses ya que la organización tiene su sede en el país galo. De entre los corredores hay, además, un 14% de mujeres y un 45% de participantes ya veteranos. No es extraño pues que los participantes de más edad lleguen a los 79 años, mientras que los más jóvenes tienen 16. La mayoría de los maratonianos alternan, indistintamente, caminar y correr durante sus trayectos, y llegan a velocidades máximas de 14 km/h y mínimas de 3 km/h.

Unas 400 personas forman la organización
Atlantide Organisation Internationale es la empresa que organiza la Marathon de Sables y quien lo tiene todo bajo control: más de 400 personas de la organización se distribuyen el trabajo diario y forman un pequeño pueblo itinerante. Hay más de 50 médicos que supervisan el estado de los corredores, y la organización cuenta con más de 120 vehículos que patrullan permanentemente la zona, hay también dos helicópteros, un equipo que se encarga de montar y desmontar el campamento y hasta un camión incinerador de basuras, para que el desierto regrese a lo normalidad después de el paso de los corredores.
Por su parte, Patrick Bauer es el alma mater, su creador y director. Fue, así, quién fundó el Marathon des Sables en 1986. En España la representación de la carrera corre a cargo de No Limit, empresa de los hermanos Nil y Néstor Bohigas y cuentan con el inestimable asesoramiento de Olivier Sepulchre.
Fuente Desnivel

4 abr. 2012

La carrera de los zombis



Lo que tenéis aquí arriba es el vídeo resumen de una de las carreras más frikis que uno se puede encontrar hoy en día. Se trata de carreras de unos cinco kilómetros de recorrido campo a través en los que los participantes deberán sortear diversas hordas zombies. Sí, señores “La carrera de los zombies”, un tipo de carrera se lleva celebrando desde hace tiempo periódicamente en EEUU y en unos meses llegará a España.
La iniciativa viene de parte de unos amigos que participaron en alguna de estas carreras y pensaron que, con toda la moda de zombiewalks que pululan por aquí, sería divertido importarlo a España. Aunque, avisan, en una versión algo más sencilla (parece ser que se organizan verdaderas bacanales paralelas), centrándose solo en lo que viene siendo la carrera.
Las reglas son claras: puedes elegir ser zombi o corredor (runner) y según lo que seas te asignan en una horda o en una manga (para así no saturar el recorrido). En pro de la deportividad no se puede empujar, agarrar ni hacer daño a corredores ni a los zombis. El objetivo está claro: llegar en el menor tiempo posible (dentro de su manga) a la meta con una vida (representada con una cinta, que es a por lo que irán los zombis). Si por el camino pierde esa vida deberá parar en avituallamiento hasta que la recupere. El primero de cada manga recibirá un premio, al igual que el zombi que capture más vidas y el mejor caracterizado de su horda.
De momento esta Carrera de los Zombies está en preparación. La idea es que la primera sea en junio y el lugar será el más demandado por los interesados en participar. Entrando en su web uno se puede apuntar con su nombre y ciudad, y la ciudad con más participantes será la primera que acoja esta carrera. Los precios que se barajan para poder participar serán de un máximo de 25 euros para el corredor y 15 para el zombie, pero en la web se ofrecen descuentos por votar por vuestra ciudad y están buscando patrocinadores para conseguir rebajar el precio.
La verdad es que esta Carrera de los Zombies me parece una idea maravillosa, y puede ser muy divertido participar en ella. Si se llega a celebrar en algún lugar cercano no dudo en, por lo menos, acercarme (ya lo de correr es otra cosa). Iniciativas como estas son las que a mí me encantan que se intenten sacar adelante, cosas divertidas, sanas y frikis ¿se puede pedir algo mejor?
Sitio Oficial | Runners vs Zombies
Visto en  Zonafandom

3 abr. 2012

Muerte y redención en el hielo

Autor: Jacinto Antón
  SCOTT
Tal día como hoy más o menos -es imposible estar seguros de la fecha exacta: no sobrevivió nadie para contarlo- moría hace un siglo en su lejana tumba de hielo flanqueado por sus compañeros el capitán Robert Falcon Scott, el gran perdedor del Polo Sur. En estas agitadas jornadas de recién estrenada primavera y rescoldos de huelga, cuando parece que deberíamos concentrarnos en otras cosas, no puedo dejar de pensar obsesivamente en el postrado explorador y en sus últimos momentos. Le imagino agonizante en su ajada tienda azotada por la ventisca de una manera que debía sugerirle -aunque era agnóstico- el batir de las alas de un ángel del destino enviado a recoger su alma desdichada y fría. Nunca lo he sentido tan cerca, a Scott. La semana pasada dejé unas flores y un cubito de hielo como ofrenda bajo su impresionante estatua en Waterloo Place en Londres (cerquita de la de otro héroe congelado, sir John Franklin). Su sepultura en la Antártida me pilla algo lejos.
Desde hace años me había vuelto muy crítico con el capitán, a tono con la moda imperante en los últimos tiempos –yo siempre me acerco al sol que más calienta, y valga el tropo- que consistía bastante unánimemente en echar pestes de él y cantar las excelencias de su colega sir Ernst Shackleton  y de los exploradores noruegos Nansen y Amundsen.  El pasado día 15 de diciembre celebramos –yo en Oslo, enarbolando una bandera y dándole al gin-tonic- la conquista del polo por Amundsen. Era justo, Amundsen fue el primero en llegar allí y lo hizo en una asombrosa demostración de pericia esquiadora, conocimiento del terreno y riesgo calculado, por no hablar del pragmatismo de comerse a sus perros. Vino luego la fecha del 17 de enero, el centenario de la llegada del propio Scott y su grupo al Polo Sur. No parecía que hubiera mucho que celebrar. Alcanzar aquellas latitudes no está al alcance de cualquiera, ni siquiera hoy, pero llegar segundos, ¡y siendo británicos!, ¡bah!  Scott tragó mucha quina (como también lo hizo, desde lejos, Nansen: ambos consideraban que el polo era cosa suya) y emprendió la marcha de regreso después de posar, con sus cuatro compañeros, para la foto más triste y depresiva  de la historia. Tras perder por el camino a dos camaradas, Evans, fallecido tras enloquecer de cansancio, frío y escorbuto (añádase un golpe en la cabeza al caer en una grieta) y Oates, que se dejó morir en la intemperie para dar una posibilidad a los otros, los tres exploradores restantes acabaron metidos en su tienda, incapaces de continuar su ruta de regreso y salvarse.
SCOTT BUENA
La mayoría de los historiadores polares, con Roland Huntford, némesis de Scott, a la cabeza, coinciden hoy en reprochar al jefe de la expedición su mala planificación, su pésimo liderazgo y una tendencia a la melancolía y la autocompasión que contribuyeron a redondear el fracaso y la tragedia. Como lo hizo el pensar que tirar de un trineo era más noble que ir subido. Ya en 1985, Trevor Griffiths, el primer popularizador del paradigma oscuro de Scott, el contra mito, anotó estos defectillos del capitán: convencional, miedoso,  inestable, vacilante, manipulador, malhumorado, irracional, reservado, mal dotado (?), sin carisma…  Y ahora que levante la mano quien no se sienta identificado, ni que sea un poco.
A Scott se le ha acusado no solo de ser el causante de su muerte y de la de los hombres a su cargo, sino de haber incluso provocado ese desenlace como fórmula de expiación por el fracaso y, aún más grave, como una manera de trascenderlo y sublimarlo en gloria (póstuma). Ya no que no puedes ganar, se habría dicho Scott, mejor no volver y devenir  leyenda heroica por la vía del autosacrificio. El último clavo en el ataúd de nuestro hombre parecía haberlo puesto el propio Huntford al publicar los diarios comparados de Scott y Amundsen (Race for the south pole, Continuum, 2010) y demostrar la ineptitud del primero con sus propias anotaciones.
En fin, que yo estaba tan tranquilo con mi (mala) opinión de Scott cuando me enfrasqué hace unos días en un vuelo de avión  -ocasión que aprovecho siempre para leer de personajes desdichados- en la biografía del explorador que ha escrito David Crane (autor de la de Trelawny, el aventuro amigo de Byron y Shelley), Scott  of the Antartic, saludada como la definitiva. Cuál  no sería mi sorpresa al encontrarme con un libro pro-Scott, que incluso pone en cuestión que su mujer Kathleen se la pegara a su marido con Nansen, que ya es que te tiren los hombres fríos. Crane afirma que no está probada la consumación del adulterio pese a reconocer que el  noruego y la mujer del capitán se alojaron en la misma habitación en un hotel de Berlín: no sería para jugar al parchís, digo yo.
En cuanto a Scott, el biógrafo nos lo acerca como nunca, deshelándolo, por así decirlo, y restaurando su humanidad. Se abona además a la vieja teoría de que fueron las extremas e impredecibles condiciones climatológicas lo que en última instancia decidió la suerte fatal del grupo. De la vida del explorador antes del polo como la cuenta Crane déjenme destacar que el abuelo del personaje fue capitán de la Royal Navy  y mandó el HMS Erebus (¡toma casualidad!), que su padre era dueño de una fábrica de cerveza –el sueño de un adolescente- y que Scott, como una amiga mía que no es exploradora polar precisamente, no podía ver la sangre, pues le provocaba mareo y náuseas. ¡Vaya héroe!, se dirán.
Scotts-South-Pole-Party

El capítulo más apasionante del libro es el último, claro, se titula elocuentemente Ars moriendi y lo leí en el cielo entre turbulencias, sobrecogido.  Scott era bien consciente de haber metido la pata. Su planificación del ataque y sobre todo de la retirada del Polo Sur se había demostrado no solo errónea sino letal. Él y sus hombres llevaban días consumiendo la mitad de las calorías que necesitaban para empujar el trineo. Lo cual, además, les hacía sentir con más intensidad el frío, aunque uno se pregunta cómo se puede sentir con más intensidad los cuarenta grados bajo cero. El parte de daños era cada día más escalofriante: a Evans se le congeló la nariz, a Oates, un pie, a Wilson le torturaban los ojos.  Edgard Evans colapsó el primero.  Enloqueció. Pérdida de peso, deshidratación, falta de vitaminas, hipotermia, primeros estadios de escorbuto… Cuando murió, el 16 de febrero de 1912, la partida llevaba 110 días de viaje en medio de los parajes más terribles y desoladores de la Tierra. No consta qué hicieron sus compañeros con el cuerpo, sin duda le dieron cristiana sepultura pero la tumba no se ha hallado.
Tras otras jornadas indecibles, el siguiente en caer fue Oates. A mediados de marzo –el 15 o el 16-, consciente de que estaba al final de sus fuerzas y para no ser una carga, abandonó la tienda en plena ventisca y sin abrigo despidiéndose con su famoso “I am just going outside and may be some time”, frase que tiene su miga cuando no te vas a pasear por Picadilly precisamente. Como el de Evans, el congelado cuerpo de Oates no ha sido encontrado (aunque sí los calcetines): quién sabe si aparecerá algún día, al igual que apareció el de Mallory en el Everest. Una muerte de gentleman, sin duda, pero no por ello menos muerte. A los tres restantes no les iba a ir mejor. Pocos días después, siendo incapaces ya de avanzar más, se encerraron en la tienda en el que resultó ser su campamento para la eternidad. Scott tenía el pie tan mal que solo podía esperar una amputación. Decidieron, según consta en el diario del capitán, que morirían por causas naturales y no se suicidarían.
“El final está muy cerca”,  escribe Scott el día 12 o 13. El 29 de marzo, apunta que están cada vez más débiles y: “Es una pena, pero no creo que pueda escribir más”.  La última entrada no está datada: “Por Dios, cuidad de los nuestros”.  Así que la muerte debió producirse uno de los dos últimos días de marzo o en los primeros de abril.
SCOTT nposter
Los tres, Scott, Wilson y Bowers escribieron cartas de despedida. Podemos imaginar que el ambiente en la tienda era más bien fúnebre, pero también tenía algo de sublime: tres hombres en el helado patíbulo polar mirando  a la muerte a los ojos. Scott miraba también a la posteridad. David Crane recalca el especial coraje del capitán, que como agnóstico no podía encontrar el consuelo religioso de sus dos compañeros. La separación de su mujer y su hijo de dos años sería para siempre.
Pese a la desesperación, el frío, el dolor y el hambre –que el capitán describe someramente : “Estamos en un estado desesperado, pies helados, etcétera” (¡lo que cabe en un etcétera!)-, Scott escribió cosas admirables, en un registro que va de lo tierno a lo heroico y que alcanza alturas shakespearianas. Esos escritos no se yo si lo exoneran pero vive Dios que lo presentan como alguien ejemplar en el morir, y con buena pluma. A Kathleen: “No he sido un muy buen marido, espero ser un buen recuerdo”. “Debes saber que el peor aspecto de esta situación es el pensamiento de no volver a verte”.  “Haz que el chico se interese en la historia natural si puedes, es mejor que los deportes” (lo consiguió: Peter Scott  fue un gran naturalista e incluso bautizó científicamente al monstruo del lago Ness, para delicia de los criptozoólogos).  A su amigo John Barrie, el creador de Peter Pan: “Estamos demostrando que los ingleses aún pueden morir con espíritu audaz, luchando hasta el final”. A su madre: “Encuentra consuelo en que he muerto en paz con el mundo”. “No tengo miedo”. “Desearía poder recordar que he sido un mejor hijo, pero pienso que sabrás que has estado siempre en mi corazón”. “Por mí mismo no soy infeliz. Pero por Kathleen, por ti y el resto de mi familia mi corazón está muy dolorido”.
 En su mensaje dirigido al  público británico, Scott escribió: “De haber vivido, hubiera tenido una historia que contar de la osadía, resistencia y coraje de mis compañeros que habría  conmovido el corazón de todo inglés. Estas pobres notas y nuestros cuerpos muertos pueden relatarla”.
SCOTT GROUPE
No los encontraron hasta noviembre, ocho meses después. La tienda estaba cubierta de nieve. Yacían en sus sacos de dormir, Scott en medio. El frío había vuelto sus pieles amarillas y vítreas. Los rostros presentaban severas congelaciones. Según un miembro de la partida de búsqueda, Wilson y Bowers exhibían semblantes plácidos, como si hubieran muerto durmiendo, pero Scott, que se cree fue el último en fallecer (¡qué solo debió sentirse!), parecía haber luchado duramente en el momento del traspaso, signifique eso lo que macabramente signifique. Tras retirar los diarios, cartas y varios objetos que luego se han vendido como preciadas reliquias (la última galleta hallada junto al cuerpo de Scott la adqurió por 4.000 libras el explorador y biógrafo del capitán Sir Ranulph Fiennes), se decidió abatir la tienda y cubrirla como improvisado mausoleo, coronado por una cruz hecha con dos esquís.  Más tarde se colocó una cruz encima del montículo.
Se ha calculado que con la deriva de la Plataforma de Hielo de Ross, donde está la tienda con los cuerpos, la improvisada tumba se encuentra hoy a 48 kilómetros del punto original (y bajo 23 metros de hielo). Dentro de 275 años llegará al mar de Ross y quizá el mausoleo  acabe flotando encastado en un iceberg.
Por un lado es triste pensar que Scott se aleja del Polo Sur. Por otro es excitante imaginar que de alguna manera se junta con la leyenda del Titanic (!). No hay que olvidar que ambas tragedias, la del explorador y la del barco, que se hundió el 15 de abril de 1912, apenas un par de semanas después de la muerte de Scott, sucedieron muy próximas en el tiempo (aunque la noticia del deceso del capitán no llego a Gran Bretaña hasta meses después). De hecho, la ceremonia fúnebre por los ahogados del Titanic y por los exploradores se celebró en el mismo lugar en Londres, la catedral de San Pablo, e incluso cantó el mismo coro: eso si que es rentabilizar.
Dejemos ahí, junto a un recuerdo por Scott, la extravagante imagen de un barco chocando en un futuro contra el iceberg que porta en su blanco seno el cuerpo congelado del explorador.
Por mi parte, mis profundos respetos, capitán. Quién pudiera decir que ha redimido sus limitaciones, sus pecados y sus errores de tan noble manera.
Scott-tomb

Visto en El Pais
El Correo del zar

Noticias

Loading...