30 abr. 2009

TOCANDO EL VACÍO

Voy a abrir una sección de peliculas con temática montañera. Serán películas en las que la montaña, los espacios naturales y la aventura, sea una parte importante del argumento de la misma.
La primera que propongo es un "falso documental" que verdaderamente me impactó la primera vez que la vi: "TOCANDO EL VACÍO"

"Corría el año 1985 cuando Joe Simpson y Simon Yates se lanzaron al asalto de la cara occidental del Siula Grande en los Andes peruanos. Estaban en plena forma, eran jóvenes y buenos escaladores. La cara occidental, además de remota, era traicionera y nadie la había escalado antes. Al cabo de tres días de ascenso sin sobresaltos, Simpson sufrió una caída corta en la que se rompió varios huesos de la pierna. Conscientes de que no podrían rescatarles, decidieron descender juntos. Para conseguirlo, Yates tenía que bajar a Simpson de cien metros en cien metros. Un proceso lento y peligroso para ambos. Sin darse cuenta, Yates hizo pasar a Simpson por encima del borde de una grieta. La pendiente pronunciada se convirtió en pared vertical y ya no tenía donde agarrarse. Convencido de que los dos iban a caer al vacío, Yates decidió cortar la cuerda. Pero Simpson sobrevivió a la caída y consiguió arrastrarse hasta el campamento base. En Touching the Void, Yates y Simpson regresan al Siula Grande por primera vez para contar su historia."
Si quieres algo más de información

La Conquista de las Cumbres

Mont Blanc en 1854. Seguramente es la primera fotografía que se hizo a esta emblemática montaña

Durante miles de años las cumbres de las montañas más altas han sido un lugar desconocido, inexpugnable y misterioso para el ser humano. Es por eso que entre la mayoría de las culturas se creía que las cimas de las montañas, que se alargaban más allá de las nubes, eran refugio de dragones, brujas, extrañas criaturas y , en el mejor de los casos, hogar de los dioses, razón por la cual el hombre ni podía ni debía pisar tan terribles lugares. No sería hasta el siglo XVIII, que las luces de La Ilustración iluminaban Europa, cuando las cumbres comenzaron a contemplarse con curiosidad, visión científica y afán de aventura.

Horace-Benedict Saussure

Una de estas nuevas mentes inquietas fue Horace-Bénedict de Saussure quien en su afán de desvelar el misterio de la entonces cumbre más alta de Europa, el Mont Blanc( 4.810 mtrs), ofreció una recompensa para aquellos que fueran capaces de coronar su cumbre. No tardaron en aparecer intrépidos aventureros que aceptaron el reto entre quienes se encontraban Jacques Balmat y Michael-Gabriel Paccard.

Nota: Actualmente, el monte más alto de Europa es El Elbrus con 5.642 mtrs. y está situado en la cordillera del Caúcaso.

Balmat y Paccard partieron del valle el 7 de Agosto de 1786 para iniciar lo que se convertiría en una penosa ascensión.

Ilustración de Balmat “equipado” para la montaña.

Sin equipamiento alguno, con un calzado de risa y tan sólo ayudados por unos largos palos batallaron con la nieve blanda, pasaron una gélida noche rodeados de hielo, ascendieron por el glaciar como pudieron sin una triste cuerda pero, finalmente, consiguieron alcanzar cumbre exhaustos y medio congelados, el 8 de Agosto de 1786.

Curiosa ilustración en la que el dibujante imagina como debe ser la llegada a la cumbre del Mont Blanc. Creo que el ilustrador estuvo poco afortunado con su recreación… A mi me parece que están de botellón. ¿No?

Una vez en la cumbre trataron de cumplir con una de las principales misiones que se les había encomendado, que era la de realizar algunas mediciones como medir presión, temperatura, etc. El mal estado físico de ambos no les permitió hacer unas mediciones demasiado fiables (por ejemplo, sólo midieron 6ºC de temperatura en la cumbre) pero a pesar de eso, nadie restó un ápice de gloria a su increíble hazaña y fueron recibidos como héroes a su regreso. Acababa de nacer el alpinismo moderno.

NOTA: Por si hay algún mal pensado que cree que pudieron hacer trampa, diré que no existe ninguna duda de que alcanzaron cumbre pues se les pudo observar desde el valle como llegaban a la cima.

Animado por este éxito, Sassure, quien había incentivado esta hazaña, organiza una nueva expedición, esta vez algo mejor equipada y preparada para lo que se iba a encontrar y en la que participa él mismo logrando hacer cumbre apenas un año después, el 3 de Agosto de 1787 . Esta vez sí que se pueden realizar las pruebas que Balmat y Paccard no pudieron.

Expedición de Saussure durante su descenso después de hacer cumbre. Se puede ver que al menos llevaban escalas y cuerdas.(Ilustración de 1787)

A partir de entonces, la subida al Mont Blanc se populariza y la zona se convierte en uno de los destinos turísticos preferidos de la época.


También las mujeres, como no, se apuntaron a esta nueva moda del alpinismo.

Paso en un glaciar de una intrépida dama. (1865)

Hasta la misma reina Margarita(una de las dos mujeres de la fotografía) se apuntó a la montaña. (1893)

La primera mujer que alcanzó la cumbre del Mont Blanc lo hizo en 1809 y se llamaba Marie Paradis, aunque al ser una humilde campesina de la zona, su hazaña pasó prácticamente desapercibida.

Marie Paradis

Pero “oficialmente” fue la ascensión en 1838 de Henriette d’Angeville, una dama aristocrática francesa, la que quedó registrada en los anales de la historia como la primera mujer que pisó la cumbre del Mont Blanc.

Henriette con su equipo de montaña.(1838)

Ilustración que muestra el ascenso de la expedición de Henriette. La acompañaban 6 guías y 6 porteadores que, además de los víveres necesarios, transportaban el equipaje de la noble dama que incluía, sábanas, mantas, carbón, ropa…

Ilustración de la llegada a la cumbre de Henriette. Tenía entonces 44 años.

El furor del alpinismo no tardó en extenderse por toda Europa aunque también, como no puede ser de otra manera, hubo tragedias. La primera y mayor tragedia de la se tiene constancia ocurrió en el monte Cervino en 1865. después de hacer cumbre y durante el descenso, uno de los componentes de la cordada resbaló y arrastró consigo a otros cuatro compañeros. De los siete componentes sólo regresaron dos.

Ilustración de la tragedia del Cervino.(1865)

De todos modos, los pioneros de entonces no se desanimaron y el auge del alpinismo siguió imparable a pesar de lo precario de sus materiales.

Ascensión a los Dolomitas en 1875. Si para practicar alpinismo hay que ser un super-hombre, para hacerlo además con estos medios hay que ser un super-héroe.

Pero gracias al valor y curiosidad de estos pioneros, pronto se comenzaron a descubrir los misterios que guardaban las cumbres más altas del mundo.

Y no… No había ni dragones, ni brujas, ni dioses. ;-)

Estatua en honor de Saussure y Balmat pioneros del alpinismo.

Visto en el libro:

Héroes del Alpinismo de Paolo Lazzarin & Roberto Mantovani

Más en:

http://membres.lycos.fr/laurentGUY/nouvelle8.htm

Fuente


El próximo dia 17 de mayo, domingo, a las 12 de la mañana, tendrá lugar en Piloña la II Ruta de la Avellana", 10 Kmts.
Organizada por el Club Piloña Deporte, cuenta con la colaboración del Patronato deportivo de Piloña.
previa a la competición absoluta se celebrarán carreras para categorías menores.

Web de la carrera
Atención al reglamento
Descarga el Mapa de la carrera
Descarga el perfil de la carrera

29 abr. 2009

430 Cimas.

Castilla y León no tiene nada que envidiar a los lugares tradicionales de montaña de España. Extensa en kilómetros, una amplia llanura domina el centro, pero la comunidad está rodeada en los cuatro puntos cardinales por montañas de gran envergadura. Al norte los Picos de Europa, al sur, las Sierras de Gredos y Guadarrama, al oeste los Montes de León y de Zamora y al este, la Sierra de la Demanda y el Moncayo.
Eloy Santín y Nacho Sáez, dos amigos y montañeros castellanoleoneses, conscientes de todo lo que su tierra ofrece, decidieron emprender, hace dos años, un proyecto común con un objetivo: ascender todas las cimas de Castilla y León que superen los dos mil metros. Sin prisa, pero sin pausa.

Tanto Eloy como Nacho ya tienen mucha montaña a su espalda y habían hecho mucha juntos desde que se conocieron hace 15 años. En tanto tiempo, muchos lugares recorridos pero siempre limitados por una única cosa: la distancia. Uno, natural de Valladolid, el otro, de Ponferrada. La opción que les quedaba a estos montañeros era juntarse a mitad de camino, hasta que hace unos años, decidieron poner fin a su limitación y no quedarse siempre en las mismas zonas porque, Castilla y León tiene mucho por conocer.

Además, Eloy, que empezó a escalar con 14 años escalando y ahora tiene 59, afirma que conforme ha ido pasando el tiempo, su criterio ha cambiado: “la escalada es una especialidad, mientras que la montaña es una filosofía”. Esto sucede cuando te das cuenta de que existen montañas que no tienen dificultad para escalarlas pero que igualmente son bonitas y merece la pena hacerlas.

La aventura está en casa
El proyecto surgió de los dos ya que no necesitaban salir fuera de su tierra porque, como señala Nacho, “la aventura también está en casa, no hace falta irse lejos”. El territorio de Castilla y León tiene muchas montañas de todas características, más y menos difíciles y es asequible para todos. Eloy dice que vieron que sería interesante subir las montañas más importantes de Castilla y León y, aunque algunas ya las habían subido, “tomamos la decisión de hacerlo”. Lo único que tuvieron claro desde el principio era que tenían que hacer todos los dos miles juntos aunque eso implicase repetir alguna cima, como el caso de la Peña Santa por la vía sur, cumbre a la que ascendieron hace cuatro años, antes de empezar el proyecto, así que, había que volver a subirla.

Nacho asegura que el primer gran reto al que se enfrentaron fue catalogar las cimas que iban a ascender. Cuando empezaron a documentarse descubrieron que había muchas montañas que pasaban de los dos mil metros. En la Sierra de Gredos hay miles de collados de esa altura, casi todas las agujas de los Galayos también los sobrepasan. Si acudían a la definición estricta de montaña tampoco les convencía mucho… Así que decidieron seguir su norma propia. “Elegimos las montañas que para nosotros tenían identidad porque eran importantes, pero también seguimos el criterio de conocer otras montañas que nunca habíamos pensado subir”, comenta Eloy. Unas aparecen en los mapas pero no tienen interés montañero, pero luego “hay otras bellísimas que no aparecen y sí que deberían estar”, añade el vallisoletano. Hay montañas abandonadas que por la simple razón de que están junto a otra más famosa ya nos olvidamos de ellas. Así que con este criterio, “nos salieron 430 montañas que comenzamos a subir en el 2007”, explican los dos amigos.

430 cimas
Más de 400 montañas son muchas y ambos los saben. Pero el tiempo no importa. Lo único que cuenta es la ilusión que les hace subir las más de 400 cumbres porque no se han fijado una fecha concreta para terminar. Puede ser en el 2010, en el 2012 o más tarde. “Lo vamos viendo sobre la marcha porque hay días en los que estamos 16 horas y nos hacemos 18 cumbres, otros en los que tenemos 4 horas y hacemos tres y a veces sólo podemos subir una porque el tiempo no nos da para más”, explica Eloy.

Cuando se lo plantearon, si que se veía como una locura por el número de picos y por la extensión en kilómetros de la comunidad, “muchos nos dijeron que estábamos locos”, recuerda Nacho, “pero como lo hacemos sin prisas ni agobios, lo llevamos muy bien, es un pretexto para recorrer toda la comunidad”, añade.

Sus familiares y amigos se lo han tomado muy bien, incluso, “alguno nos ha dicho cuando se enteró del proyecto ¿por qué no contasteis conmigo? Pero si ya es difícil ponerse de acuerdo dos personas, tres sería mucho más complejo”, explica el ponferradino. De todas formas, siempre hay sitio en las ascensiones para los amigos de Eloy y Nacho, ya que, aunque muchas veces suben solos también suelen ir acompañados.

Fuente Desnivel

En los Pirineos

Esta semana es tranquila. Después del Maratón la prudencia y el consejo de los que saben, dictan un "descanso activo": Sauna, fisio, trotar muy suavemente...
Me imagino que describir una sesión de sauna sería algo parecido a retransmitir un partido de tenis por la radio y relatar las manipulaciones de un fisio por los vastos, fascias y trocánteres varios, roza el límite del buen gusto.
Así que tirando de fototeca, desempolvo del archivo una pequeña selección de "semeyas" de un verano, allá en el 2006 cuando seis wiltrapas alquilamos una furgoneta y nos fuimos a hacer el cabra a los Pirineos. El viaje pretendía, y así fué, recorrer los refugios de Ángel Orús, Viadós, Estós y la Renclusa, ascendiendo,además de otros al Posets, Gran Bachimala, Perdiguero y Aneto.
Si bien la actividad no era muy original el aspecto humano, la convivencia, la montaña y alguna que otra comilona, hizo que esos cinco días fuesen inolvidables.
Os pongo cuatro minutos de fotacas que resumen esos cinco días.

28 abr. 2009

V Copa Federativa de Carreras por montaña 2009. CASTILLA Y LEÓN


1ª Prueba: II Integral de Valdecebollas
Fecha: 05-07-2009 Lugar: BARRUELO DE SANTULLAN-PROVINCIA DE PALENCIA. Colabora: Club La Escalerilla de Palencia
Más información aquí
Correo:
escalerilla@barruelo.com

2ª Prueba: Subida a San Millán
Fecha: 06-09-2009 Lugar: PRADOLUENGO-PROVINCIA DE BURGOS. Colabora:C.D. Montañeros de Pradoluengo - Burgos.

Algo más de información aquí
Fuente aquí

Panorámica

Desde la cumbre del Neverón de Urriellu 2559 mts.
En el macizo central o de los Urrieles, en los Picos de Europa.
La panorámica abarca desde la canal de La Celada hasta la Peña Santa, en el macizo occidental o Cornión. Véase el helero del Jou Negro, en la base de los picos Torrecerredo y Cabrones.
La fotografía fué tomada en agosto de 2008.

Pulsar para ver más grande

Acceso

Cita


Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía.
Antonie De Saint-Exupéry

27 abr. 2009

32 MARATÓN DE MADRID

Un día auténticamente espectacular
En este mundo del Maratón, siempre se pone como ejemplo de excelente ambiente y de buena organización al de San Sebastián.
Ayer corrimos la 32 edición del Maratón de Madrid. Lo que empezó con muy mala pinta, frío, aire, agua, acabó en una fiesta, donde literalmente miles de personas, tomaron las calles de Madrid para animarmos. Sería lógico pensar que al paso por Gran Vía, Puerta del Sol o el Palacio Real, las personas que por allí circulasen se sumasen a los expectadores del evento haciendo gran masa de animadores, pero es que, incluso en la Casa de Campo, había cientos de personas jaleando y aplaudiendo a los corredores, como al comenzar la prominente cuesta, a la salida de la Casa de Campo, que recordaba las tomas televisivas del Tour de Francia, cuando el público hacía pasillo a los ciclistas. Fué realmente emocionante.
Desde aquí me gustaría agradecer a la organización, voluntarios y sobre todo al pueblo de Madrid, el estupendo día que seguro nos hicieron pasar a los 10.000 participantes en el Maratón. Pongo a continuación la planta y el perfil tomados con el Forerunner 205. Como siempre, y más tratándose de ciudades, los datos de distancia y elevación no son del todo fiables, ya que la señal se pierde cuando la altura de los edificios y la estrechez de las calles no propician la geometría ideal para estos aparatos.
Asi mismo, cuelgo el archivo Kml, para que quien lo desee pueda verlo con más claridad en el Google Heart.
Termino con una selección de fotos del evento.



Agenda

"En la montaña no hay riesgo cero"
Ya lo anunció la gerente del Hospital Grande Covián de Arriondas, Dolores Menéndez, la mesa redonda que iba a producirse era una de las mejores que se habían programado dentro de los actos con motivo del centenario de Grande Covián.
Y así fue. Las personas que se acercaron hasta el hospital para escuchar a cinco expertos en 'Accidentes de Montaña' -era el título de la conferencia- se fueron con la lección bien aprendida y con una premisa presente en el discurso de los participantes: «En la montaña, el riesgo cero no existe».
El jefe de Traumatología, Juan Carlos Morán, fue el conductor del acto. A modo de resumen, la historia narrada por los expertos pasa por la formación de técnicos de alta montaña; la prevención para sustituir los accidentes por meros incidentes; el rescate y sus problemas; la asistencia médica y, por último, la vivencia en primera persona. Javier Feito, director de la Escuela del Deporte del Principado de Asturias, inició la tarde. «Somos el primer paso de la formación», apuntó, «enseñamos a prevenir los accidentes de montaña». Ellos crean guías, esos ángeles de la guarda que evitan los accidentes o hacen todo lo posible para que no ocurran. Sin embargo, lamentó Feito, «sigue habiendo demasiada práctica sin actividad guiada», lo que impide eliminar el riesgo de las montañas. Erik Pérez es uno de esos guías que intenta prevenir los accidentes «sin bajar la guardia». Su formación y experiencia reconocida internacionalmente se ponía ayer de manifiesto cuando contó en qué consiste «la gestión del riesgo». «La seguridad en la montaña no se puede garantizar al 100%», avisó. Pero de su trabajo depende «minimizar el daño para que no haya accidentes, aunque el riesgo cero no existe». Pérez narró cómo, cuándo, dónde y por qué se da cada paso en la montaña cuando de su decisión depende la seguridad del grupo de montañeros que lo ha contratado. Una irresponsabilidad tiene consecuencias muy duras. Por eso, «la formación reglada y el reciclaje continuo» son los ingredientes perfectos a una expedición correcta.
Pero cuando las cosas no salen del todo bien, la Guardia Civil de Montaña arranca su dispositivo de rescate. El Cabo primero de Cangas de Onís, Silfredo Torrado, explicó de un modo cercano los tres tipos de protocolo que existen en un rescate. Pero, al final, destacó, «nosotros somos los ojos de los jueces, somos su conducto para el conocimiento» porque según sus explicaciones el caso tomará uno u otro rumbo. Lo que distingue al Grupo de Rescate cangués de los bomberos es el médico que va a bordo del helicóptero. Lo contaba José Manuel Suárez, uno de esos médicos que recordó que se producen «unos 10 muertos al año en montaña» y que la necesidad del helicóptero medicalizado «es de entre el 30 y el 50%». Y si no que se lo digan a Rosa Fernández, la más reconocida montañera, que narró sus experiencias en los 'ochomiles' que ha escalado y donde, dijo, «lo más duro es hacer la ruta esquivando cadáveres».

¿ Y ahora qué ?


Esta es la pregunta que se hace quien ha terminado una preparación tan dura y una carrera tan exigente como el maratón.

Es normal que después del esfuerzo, venga un periodo de bajón. Lo más curioso es que este estado depresivo se presenta por igual tanto al que logró cumplir sus objetivos (terminar la carrera, batir nuestra propia marca, bajar de tal o cual tiempo), como a quien no logro cumplirlos, o incluso a aquel otro que tuvo que abandonar por cualquier problema o por falta de entrenamiento.

Es lógico, si se tiene en cuenta la categoría del desafío que supone tanto la preparación, como el poder concluir una carrera de 42,195 kilómetros. Hacerlo nos deja vacíos. No hacerlo nos frustra. En ambos casos, aparecen sensaciones negativas.

Superarlas no es demasiado complicado. En primer lugar, basta con pensar que la importante preparación que hemos realizado durante dos, tres o más meses ha dejado nuestro físico como nunca. Con respecto a nuestra mente, ésta ha quedado liberada de la incertidumbre de poder cumplir o no el reto. Lo hayamos hecho o no, ya estamos libres de tan pesada carga. Aparte, los entrenamientos y la carrera han endurecido nuestra mente.

Una vez que nuestro cuerpo se recupere del esfuerzo, se deben canalizar tales sensaciones. Lo más recomendable es hacerlo pensando en nuevos objetivos deportivos. Lo más lógico es que esos objetivos continúen teniendo que ver con las carreras.

Cualquier deporte nos servirá para volver a pensar en positivo. Ciclismo, excursionismo, montañismo, marchas de orientación, son actividades relacionadas con lo que hemos estado haciendo hasta ahora, por lo que enseguida conseguiremos acoplarnos a sus exigencias.

Si pensamos en seguir corriendo, fantástico. Empieza la época en la que se celebra la mayor concentración de carreras en nuestro país. Eso sí, olvidaos durante unos meses de correr otro maratón. No se recomienda hacer más de un par de maratones por temporada. Lo mejor: carreras entre 10 y 21 kilómetros. Volaréis y encima se tarda mucho menos que en el maratón.

Antes que nada, lo primero es lograr una perfecta recuperación de nuestro organismo, algo que depende de cada persona, aunque hay expertos que aseguran que se tarda un mes en recobrar los parámetros anteriores al maratón. Se debe empezar hoy mismo. Lo ideal es trotar los dos días siguientes al maratón entre 20 y 40 minutos y realizar unas concienzudas sesiones de estiramientos. Quien no pueda correr, debe hacer algo, aunque sólo sea caminar. Después puede descansarse hasta el fin de semana, para correr entonces alrededor de tres cuartos de hora.

Al mismo tiempo, hay que cuidar la hidratación y llevar una comida equilibrada con especial atención en los carbohidratos.

Fuente El Mundo

Crónica de El País

Leido en ABC

Les Meloneres

Datos de la carrera:
Ofrecidos por el compañero Monchu:

Ascenso. + 865,5 metros 7.110 metros

Plano -1,2 metros 1.420 metros

Descenso -864,5 metros 7.980 metros

Total 16.500 metros

Fotos de Nacho, muy, muy wapas aquí

La clasificación, cuando salga, aquí


Archivo Kml aqui



24 abr. 2009

Ultra Traid Aneto

La FAM desaconseja trazar la Ultra Traid Aneto
La federación se opone por motivos ambientales y de seguridad a la carrera entre los valles de Salenques y de Barrancs, incluyendo el paso por el collado de Salenques de 2.809 metros.
El informe realizado por el Comité de Defensa de la Naturaleza (CODENA) de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM) ha concluido que la carrera Ultra Trail del Aneto en torno al macizo de la Maladeta o de los Montes Malditos, a celebrar durante los días 1 y 2 de agosto de 2009 no está reconocida oficialmente ni por la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME), ni por la FAM.
El informe sobre la carrera Ultra Trail del Aneto es la suma de los informes realizados desde los dos comités técnicos de esta federación que, con arreglo a los estatutos de la misma, tienen algo que decir en este tipo de eventos deportivos: el Comité de Carreras por Montaña (jueces-árbitros) y el Comité de Defensa de la Naturaleza
Impacto en el terreno
El informe explica que la Ultra Trail Aneto parece desconocer que la competición no sólo se desarrolla en el seno del Parque Natural Posets-Maladeta, sino también en los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos. Además, el proyecto preliminar de la prueba no incluye ninguna valoración sobre el impacto ambiental de la carrera sobre el medio físico y biológico.
Las conclusiones resaltan el severo impacto de 600 corredores en el tramo comprendido entre los valles de Barrancs y Salenques –con el destacado paso del collado de Salenques a más de 2.800 m de altitud– sobre las poblaciones del lagópodo alpino o perdiz nival, coincidiendo a primeros de agosto, precisamente, con un periodo sumamente crítico: la eclosión de los huevos o los primeros días de vida de los pollos.
El escrito fue emitido por la FAM a petición expresa de la Asociación Turística Valle de Benasque. El informe toma carta de naturaleza ante las conclusiones del informe emitido por los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón en Huesca, realizado en enero de 2009 a petición del Patronato de los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos, sobre el procedimiento a seguir a la hora de organizar eventos deportivos dentro de este espacio natural protegido, así como la petición de informe previo de la entidad solicitante y organizadora de la competición a la federación deportiva y territorial correspondiente, en este caso la FAM.
Fuente: Desnivel

Los Heroes perdidos del Everest


Howard Somervell, Arthur Wakefield, y George Mallory desnudos en 1922.

En los colleges de Oxford y Cambridge a lo largo de los años veinte, nació una extraordinaria generación de pioneros alpinistas y exploradores en una Inglaterra colonial , necesitada de héroes para cartografiar los dominios de la Reina Victoria.
Estos universitarios llegaron a superar alturas superiores a los 8.000 metros vistiendo chaquetas de franela y botas de cuero y usando oxígeno suplementario sólo para los ataques a cumbre o para usos médicos.


George Mallory y Edward Norton cerca del la cima (8225 m) en la cara norte del Everest en 1922.

En 1924 una expedición de estos excentricos británicos llegó al Himalaya. La expedición era para conquistar el Everest. Aparte de llevar el equipo necesario, llevaban en su equipaje 6 docenas de botellas de champagne francés, huevos de codorniz, brandy y un sirviente personal para cada sahib. Por supuesto la hora del té siempre fue respetada y la escasez de oxígeno no fue razón suficiente para dejar de fumar en pipa en los campamentos intermedios.

Un descanso para el tomar el té.(Tea Time)

La prensa británica acuñó el término “Everesters” para definir a éstos aventureros victorianos que con caballerosidad y espíritu deportivo marcaron un hito en la historia de la exploración del Himalaya.

Cartel anunciador de la película de la expedicion de 1922.

Un buen ejemplo de esta caballerosidad mezclada con un tremendo espíritu espartano, es la nota que Nelly Odell deja en una de las tiendas de un campamento de altura para Mallory en la expedición del Everest de 1924: “Deberás disculpar querido George mi deficiente caligrafía, debida a las congelaciones que sufro en ambas manos”.

Su comandante era una vez más Charles Bruce, que no tardó en enfermar, por lo que la responsabilidad de tomar decisiones recayó en los escaladores de la expedición: Somervell, Norton y George Mallory. Uno de los nuevos miembros de la expedición era Andrew Irvine, de 22 años. Irvine conocía a la perfección el funcionamiento de los aparatos de oxígeno y, si bien adolecía de inexperiencia en alta montaña, había demostrado un comportamiento ejemplar en dos expediciones al Polo.

El día 7 de junio Mallory e Irvine, acompañados por algunos porteadores, partieron hacia la cumbre por la arista noreste.

Última foto de Mallory e Irvine partiendo del campo IV en el Collado Norte.

Tras la primera jornada de marcha, el grupo alcanzó los 8160 metros, donde instalaron el último campamento, el C6. Después, los porteadores descendieron. Al día siguiente Mallory e Irvine partieron hacia la cumbre.


Desde su campamento en el collado norte, Noel Odell seguía la progresión de los dos hombres con un telescopio y una cámara. Después de aquello nunca se supo más de Mallory e Irvine. En los días siguientes Odell los buscó desesperadamente. Subió en dos ocasiones hasta el C6, pero no estaban allí. Él estaba seguro de haberlos visto superar el segundo escalón (aunque con varias horas de retraso), por lo que siempre defendió la tesis de que antes de morir, habían alcanzado la cumbre.

Restos encontrados de Mallory.

El 1 de abril de 1999 una expedición dirigida por Eric Simonson se desplazó a la vertiente norte del Everest para tratar de encontrar los cuerpos de Mallory e Irvine, aprovechando el bajo índice de nevadas de ese año.
Bota de Mallory.

El reloj de Mallory encontrado junto a su cuerpo.

Su objetivo era dar una respuesta a la pregunta que desde hacía 75 años intrigaba a la comunidad alpinística mundial: ¿Llegaron Mallory e Irvine a la cima del Everest en 1924? Un mes después, el 1 de mayo, la expedición encontró por fin el cuerpo de Mallory. Estaba en buen estado de conservación, boca abajo, a unos 521 metros de la cumbre.
Cuerpo de George Mallory .

Tenía la tibia y el fémur de la pierna izquierda rotos. Como el hallazgo no resolvía la incógnita, los miembros de la expedición buscaron con ahínco la cámara de fotos que portaba Mallory. Técnicos de Kodak habían asegurado que debido al tipo de película que se usaba en aquellos años, y a la conservación a bajas temperaturas, aún sería posible revelar las fotos que se hubieran hecho en la cumbre. Sin embargo dicha búsqueda fue infructuosa.


El mismo grupo que encontró el cuerpo de Mallory volvió a la montaña en 2001. Ese año encontraron el campo C6 establecido por los pioneros el día anterior a su muerte, pero no pudieron dar con el cuerpo de Irvine ni con la cámara de fotos. En 2004 y 2005 nuevas expediciones trataron de dar una respuesta al misterio de Mallory, pero no pudieron aportar nada nuevo.



Tras el rescate del cuerpo han surgido nuevas especulaciones que tratan de demostrar que Mallory e Irvine pudieron llegar a la cima. Las más importantes son dos:

  • La hija de Mallory aseguró que su padre llevaba una foto de su mujer para dejarla en la cumbre de la montaña. Como dicha foto no fuera encontrada con el cuerpo, hay quien piensa que tal vez la abandonase efectivamente al hacer cima, para morir después en el descenso.


  • Mallory no llevaba puestas sus gafas de sol. Como Norton había padecido ceguera de las nieves en su anterior intento, tanto Mallory como Irvine ascendían con gafas de sol. Si no las llevaba puestas al morir, es posible que se debiera a que ya era de noche. Es poco probable que Mallory no hubiera abandonado si hubiese estado aún a 500 metros de la cima al anochecer. La muerte pudo producirse pues al descender.

Por su parte, los más escépticos alegan que es imposible que Mallory e Irvine superaran el segundo escalón, (8600 m)que es el paso de dificultad técnica más alto del mundo

Segundo escalon a 8600 m.

De hecho, este obstáculo no fue superado hasta 1960 y fue escalado en libre por primera vez por Conrad Anker, uno de los miembros de la expedición de rescate del cuerpo de Mallory, en 1999. Anker, que ascendió por una línea fisurada, como probablemente habría hecho Mallory, calificó la vía con un nivel de dificultad 6b. Demasiado difícil para ser realizada a esa altura, con un equipo de oxígeno de 15 kilos a la espalda.

Estos "heroes" como Winthrop Jones fueron poetas, Younghusband escribió largos ensayos sobre las culturas y religiones centroasiáticas, Shipton y Tillman redactaron los mejores textos de exploración de Los valles del Himalaya y Odell realizó notables estudios geológicos de la zona del Everest. Todos redactaban un diario que se enviaba periódicamente al periódico londinense “The Times” que fue el responsable en gran medida de la creación del mito de Mallory e Irvine, convertidos después de su desaparición cerca de la cima del Everest en 1924, en auténticos dioses por la prensa y opinión pública británica.

Su vida no fue sin embargo la de esos aventureros coloniales de las novelas de Kipling. Los largos periodos fuera de casa provocarían serios problemas económicos que algunos arrastrarían todas sus vidas, como es el caso de Shipton, que a su vuelta de una de las expediciones de reconocimiento del Everest tuvo que vender en plena calle varias de las fotos del álbum de la expedición para poder pagarse el taxi que le llevaría a Buckinham Palace para entregárselo como regalo a Eduardo VI.
Fuente: Meridianos, wapa,wapa,wapa
Más aquí , acá y allá

Noticias

Loading...