15 oct. 2009

Edurne Pasaban vuelve a casa

La alpinista guipuzcoana Edurne Pasaban ha decidido hoy renunciar a subir al Shisha Pangma, el que sería su decimotercer "ochomil", y regresar a casa después de conocer que las previsiones meteorológicas anuncian vientos muy fuertes que le impiden el ascenso a esta cumbre del Tíbet.

La madre de Pasaban ha explicado a Efe que ha hablado con ella y se encuentra muy "baja de moral" y "decepcionada" por verse obligada a tomar esta decisión, aunque espera que en un futuro pueda volver a intentar subir al Shisha Pangma y al Annapurna, con lo que lograría su reto de ascender las 14 montañas más altas de la Tierra.

Ya ayer la alpinista comentaba en su página web que las perspectivas de conseguir coronar esta cumbre eran muy escasas, ya que las previsiones anunciaban vientos de 60 a 80 kilómetros por hora hasta el próximo día 20, fecha en la que se le acababa el permiso de escalada.


Además, el pasado domingo ella y su equipo subieron desde el campo base al Vivac Scott, una zona situada a 6.200 metros a la que ya habían ascendido días atrás para aclimatarse y donde habían dejado el material necesario para abordar la cumbre, y descubrieron con sorpresa y desesperación que el viento se había llevado las tres tiendas que habían dejado con todo lo que había en su interior.

Pese a haber perdido material para coronar la cumbre, ayer la alpinista mantenía alguna esperanza de que el parte meteorológico cambiara, algo que no ha ocurrido. Por ello, hoy el equipo se mantendrá en el campo base e iniciará en breve el descenso para intentar en otra ocasión atacar esta cumbre tibetana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...