24 mar. 2010

Brad Zdanivsky

 
 Christian Santibañez
Esta es la historia muy especial, de un escalador muy especial: Brad Zdanivsky. Nada podría definirlo mejor que sus propias palabras;
“He escalado desde hace tanto tiempo que ya no me acuerdo. Cuando era niño, siempre quise escalar los árboles más altos y las paredes más empinadas. Mi papá incluso fabricó unos piolets de hielo que escalar en cerros nevados durante el largo invierno que me acompañaba mientras crecía en Mackenzie BC. Fue a mis tempranos diez años que conseguí la ropa y equipo adecuado, y logré además reunir a unos cuantos amigos del colegio.
Estaba enganchado, no podía dejar de escalar. Mientras más era el tiempo fuera más respetaba lo salvaje de la naturaleza. Lo variable e indomable del clima, la gravedad y el viejo y querido miedo…todos elementos adictivos en la búsqueda de mi carácter y personalidad. Tenía que resolver un problema capital: cómo ir desde la base a la cumbre. Una meta sencilla, pero el diablo se esconde detrás de cada detalle.
El año 1994, cursaba mi primer año de ciencias de la computación en la UNBC, y además estaba trabajando en una nueva ruta de varios largos en los Popes Peak. Ese mes de Octubre, justo antes de los exámenes de mitad de semestre, me vi involucrado en un accidente automovilístico junto a mi hermano. Simplemente me quedé dormido en un largo viaje de regreso de Furneal donde debía dar esos exámenes. Sabía como se sentía la gravedad cuando se acerca peligrosamente. Doug aún rendía su examen aquella mañana
Los siguientes dos meses los pasé mirando el techo del Hospital de Vancouver, y otros seis meses en rehabilitación en el centro GF Strong. Mis montañas ahora estaban postradas, moviendo clavijas de colores sobre el tablero –mundana tarea. Me llevó mucho tiempo ser capaz de moverme en una silla de ruedas y nunca logré recuperar ninguna función manual. Viviendo como un rehabilitado se trataba de entrenarme y enseñarme los trucos necesarios para compensar mi perdida de funcionalidad. Tras muchas trepidaciones logré retomar mis estudios de ciencias en computación en el Instituto Langara, aún así la academia nunca logró satisfacer mi necesidad de estar al aire libre en la naturaleza. No pasó mucho tiempo hasta que me comencé a cuestionar sobre mi regreso a la escalada.
Luego de unas cuantas conversaciones comencé con unos rapeles cortos, y luego me convencí de un proyecto mayor. Nos llevó diez años escalar el Stawamus Chief, pero lo logramos!. Tuvo un alto precio, pero logramos la cima el año 2005. Estuvimos en ella por unos 10 minutos antes de que un helicóptero nos viniera a buscar dado que se nos iba la luz y la lluvia comenzaba a amenazar. La pregunta es: ¿Invertirías tú diez años por diez minutos en la cumbre?. Acostumbrarme al equipo de escalada diseñado para un tetrapléjico me demandó mucho tiempo y dinero, pero logramos algo sin precedentes para mi nivel de incapacidad. Me preguntaba ¿si es que alguien repetiría nuestra ruta y si lo haría en menos de las 14 horas que nos llevó?. Confiaba en que así sería, y estaba dispuesto a ofrecer el equipo y el conocimiento a quien estuviera preparado para acometer el reto. Un reto abierto y una oferta honesta a mis compañeros con discapacidad.
Visto en GotrekkingEco
Más en Verticalchallenge.org
Facebook Brad


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...