27 abr. 2010

Nuestras amigas las garrapatas

Todos los que corremos habitualmente por el monte, nos hemos visto en alguna ocasión sirviendo de huéspedes a estas criaturas. Este domingo publicó LNE, un interesante artículo del Dr. Caicoya que reproduzco aquí.

La falacia naturalista es pensar que la Naturaleza es sabia y que todo lo que hay tiene un significado y una razón de ser en el perfecto orden. ¿Por qué diablos existen los mosquitos, a los que no les basta con alimentarse de nuestra sangre, sino que además nos dejan una molesta picadura? ¿quién se beneficia de ella? El mosquito, desde luego, no; al contrario, puede ser causa de su muerte. Dudo que sea una forma de darnos a conocer el riesgo que tenemos de quedar desangrados si no evitamos a estos mínimos chupasangres. Es simplemente un azar: su saliva nos produce alergia si entra en contacto con la sangre. Como ocurre con todas las alergias, la primera vez que sufrimos una picadura no hace nada, es en las siguientes. En algunos casos, de exposiciones masivas permanentes, el cuerpo deja de reaccionar. En otras la reacción se intensifica. A esta manera de responder la apellidamos idiosincrásica, un término que engloba, pero va más allá, la vulnerabilidad individual porque aquí la variedad en la forma e intensidad de las manifestaciones es enorme.


Hace años me decía un paciente, que se negaba a recibir una transfusión, que cómo iba a tolerar su cuerpo que le inyectaran sangre cuando llevaba años de estricto vegetariano. Era ésa la causa. Los seres humanos no absorbemos la vitamina B12 que fabricamos. Él me decía que había logrado resolver ese problema, pero lo que había conseguido era tener una anemia brutal, extrema. Me pregunto si los insectos hematófagos son carnívoros. La verdad es que son una cazadores relativamente perezosos, apenas tienen que perseguir la pieza y, una vez cazada, ya está lista para comer, sólo tienen que hincar el diente. El mejor ejemplo de vagancia es el de la garrapata.

Estos insectos viven en la maleza, prefieren el monte bajo, donde hay mucha descomposición y detritus. El abandono del campo es un excelente caldo de cultivo. Antes se rozaban las praderías para evitar que el monte se las comiera y además se empleaba el estro para hacer las camas del ganado. Paseantes, cazadores y guardas forestales sufren cada vez con más frecuencia las picaduras de garrapatas. Su relación con el mundo se limita a tres sensores, uno para luz que buscan en la maleza y allí se quedan colgando, indolentes, incluso años. Cuando perciben el olor del ácido butírico que desprende el mamífero, se despiertan para dejarse caer sobre él. Entonces buscan una superficie caliente sobre la que hienden sus mandíbulas y empiezan el lento chupeteo. No les importa, porque no lo perciben, el sabor de la sangre. No suelen producir picor. Pero sí pueden transmitir enfermedades.

En 1975, en la localidad de Lyme, Massachussets, se produjeron unos casos extraños de enfermedad. Tres años después se asoció a mordedura de garrapata y en 1982 se supo que la producía una espiroqueta llamada Borrelia.

No es una enfermedad frecuente en Asturias. Hay pocos casos aunque haya muchas garrapatas por dos razones: porque la Borrelia sólo vive en un tipo de garrapata, que no abunda en Asturias, y porque esa garrapata no suele estar infectada en nuestro medio. De manera que la picadura de garrapata suele ser inocua, pero hay que tener cuidado. Sobre todo en la primavera, cuando se encuentran en estado linfático y tienen más capacidad de infectar. Las linfas son más pequeñas que las adultas, hay que buscarlas con cuidado.

Para disminuir el riesgo de contacto con el insecto evite las zonas húmedas, sombrías, de vegetación baja con suelo cubierto con restos vegetales. En caso de tener que circular por esas zonas, es recomendable utilizar ropa clara, de manera que se vean las garrapatas lo más pronto posible, antes de que lleguen a la piel. Y, claro, cuanto menos piel expuesta, mejor, y se le ponen barreras para entrar por bocamangas, también mejor. Conviene aplicar un repelente tipo Aután a la ropa y piel expuestas. Es muy poco tóxico. Alternativamente se puede utilizar una permetrina que es insecticida y repelente, pero sólo a la ropa. Tras un día de monte, revise la piel, incluidas axilas e ingle. Si encuentra garrapatas, extráigalas tirando firmemente del cuerpo, tan próximo a la piel como pueda, con unas pinzas de cabeza finas. No use alcohol, barniz de uñas, aceite o cualquier otro producto, porque puede traumatizar la garrapata. Aunque quede la boca, no pasa nada porque la bacteria está en el intestino o glándulas salivares. Limpie el área con antiséptico, puede ser jabón.

La enfermedad de Lyme, típicamente, se presenta una o dos semanas después de la picadura como una erupción en el sitio de la mordedura que recuerda una diana roja. Además aparecen síntomas no específicos como fiebre, malestar, dolor muscular, de cabeza o articular. El tratamiento precoz es básico en la contención de las consecuencias de la enfermedad. Acuda el médico en esos casos.
Publicado el 25 de abril de 2010 en LNE
Martín Caicoya -Médico-

3 comentarios:

  1. yo me he arrancado una garrapata y creo que se le quedaron las patas dentro de mi piel que hago que me pasa y como lo soluciono

    ResponderEliminar
  2. Cual es la mejor forma de eliminarlas o alejarlas??
    Yo vivo en zona húmeda y con mucho monte bajo por todos lados, de paso tengo perros y hay un gato.

    Saludos, Martha

    ResponderEliminar
  3. Hola Marta:
    Lo mejor es ir al médico. Tiene cierto peligro por si acaso queda la cabeza dentro.
    Yo tengo dos formas de quetarlas: Una es untar y cubrir la zona con vaselina. Lo cubro con una tirita para no manchar la ropa. Cada cierto tiempo repongo la vaselinay la tirita. El objeto es axfisiar a la garrapata poco a poco. A los dos dias la puedes retirar con unas pinzas ya que estará muerta y obviamente no ofrecerá resistencia.
    La otra forma es un poco mas expeditiva. Rocía al bicho con un "spray" de frio,de los que se echan los deportistas cuando se dan un golpe, y quedará instantaneamente congelada. Cuidado, ya que si te pasas en tiempo, te puedes quemar tú la piel por efecto del frío, y si le das poco tiempo, la garrapata se agarrará con más fuerza ya que no lograrás matarla instantáneamente. Es cuestión de práctica.Nunca tires de ella con demasiada fuerza. Si está muerta saldrá con muy poca presión.
    Si le quedase la cabeza dentro, vete al médico. ël la quitará sin mayor problema.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...