6 sept. 2010

VI Quebrapates


Penúltima carrera de la Copa de Asturias de carreras por montaña.
Algunos teníamos la esperanza de que el tiempo se mantuviese fresco, que la niebla no levantase y que quizás alguna nube sirviese de sombrilla para la dura jornada que estaba a punto de comenzar... pero  ya las 8:30 de la mañana el cielo era azul y estaba completamente despejado.
93 corredores frente al polideportivo municipal de Laviana, con los nervios propios de quien sabe lo que le viene encima. Cada uno de los allí presentes tiene sus propias aspiraciones: Unos intentar ganar la carrera, otros, los más, creo yo, mejorar anteriores marcas y el resto "simplemente" llegar a meta, cosa que entraña cierta dificultad. Para unos y otros es un reto personal con el que batirse e intentar sacar lo mejor de uno mismo. Estas carreras son una lucha con nosotros mismos, con nuestro cuerpo que algunas veces protesta y con nuestra cabeza que a menudo dice "hasta aquí".
Salida, vuelta hacia las piscinas y paseo fluvial. Como es habitual en estas carreras se sale algo más fuerte de las propias posibilidades y si no afinas bien, lo acabarás pagando. Es una carrera muy larga y complicada como para hacer experimentos. De momento se va corriendo en pelotón, sin estorbarse, ya que la marcha es fluida.

Pasanos por Entrialgo con numeroso público, amigos y familiares animando.. Hasta aquí la cosa es sencilla, unos tres kilómetros sin complicación, algo más de llano y comienza la fiesta. Las rampas de subida son auténticamente fuertes, con algún descanso ocasional que permite recuperar el aliento. Alguna zona puntual de barro pero el resto cómodo de correr. En El Cabu tenemos el primer avituallamiento líquido. Bebemos agua y rápidamente emprendemos marcha.
Tirando por lo alto nos quedan dos grandes tiradas para hacer cumbre en Peña Mea: Desde aquí al avituallamiento de Campa Felguerina, por zona de bosques, prados etc, y luego hasta a la cumbre por zona más montañera, posiblemente algo más técnica. Desde la Collada Doñango, antesala de la cumbre, sólo tenemos que ocuparnos de apretar los dientes, mirar al suelo y subir, subir, subir, sin pensar en el calor que empieza a hacerse notar.
Llegamos a la cumbre en un más que aceptable tiempo y nos ponemos a descender. Es la parte en la que llevo pensando desde que salimos. Es muy técnica, difícil de bajar por la pendiente y las piedras sueltas. Bajo con mucho tiento ya que si me apuro mis abductores lo pagarán abajo, además tengo muy presente el riesgo de caida o de lesión. Creo que tardé unos 15 minutos en llegar al Collado Pelúgano, después de ser rebasado por unos cuantos participantes. Muchos de éstos aún están aquí. Agua, orejones y a recuperar el tiempo perdido por un camino muy cómodo y fácil de bajar hasta Tolivia.

Aqui llego cansado. Aún quedan unos 10 kilómetros muy puñeteros. Me tomo mi gel y trotando los llanos y andando las subidas más duras llego a Corián, la última dificultad de la carrera. Ya hace mucho calor y la subida a ésta última, no se hace fácil.
Ahora sólo bajar a Laviana, también por zona muy cómodas.
Este año cambiaron la meta y estáun poco más lejos, un pasito más....
Estoy verdaderamente contento del resultado. Los entrenamientos de este año, mucho más programados y eficaces están dando resultados : Hize 30 minutos menos que el año pasado, cosa que creo que está bien, aunque aún hay muchas cosas que mejorar, como las bajadas, las zonas técnicas...


Clasificación Acá

1 comentario:

  1. Felicidades campeón!! ahora sólo falta pintar los pies...

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...