25 nov. 2010

El peor viaje del mundo

Portada
Clásico entre los clásicos, para muchos el mejor libro de viajes, entendiendo por viaje el "simple"  hecho de desplazarse de un lugar a otro.
El autor es Aspley Cherry-Garrard, participante en aquel trágico viaje a la Antártida en el que murieron  los cinco exploradores británicos que hicieron el asalto final al Polo.
Libro de descubrimientos y exploración de 900 páginas en el que el sufrimiento, la lucha y una manera patriótica de entender la vida se vuelve protagonista del relato:  
Luchar, buscar, encontrar y no rendirse jamás.
Comienza el libro por el viaje en barco desde Gran Bretaña hasta Nueva Zelanda a bordo del Terra Nova, buque comprado de segunda mano y reformado para exploraciones polares.
Terra Nova
Híbrido de barco de vela y vapor, ya era inadecuado para aquella época (El de Amudsen tenía motor de gasolina) y el consumo y aprovisionamiento de combustible, carbón, restaba gran volumen de carga.
Tras aprovisionarse en Nueva Zelanda de más carbón, perros, ponis y alimentos, ponen rumbo al mar de Ross, concretamente al cabo Evans donde situarán su base logística.
Cabaña en el cabo Evans
Entrenamientos, y proyectos científicos ocupaban la mayor parte del tiempo de los expedicionarios en un ambiente de cordialidad y exquisita educación que jamás se perdió. En este invierno se realizó el viaje que da título al libro, entre el cabo Evans y el cabo Crozier, al oro lado de la isla de Ross, para hacerse con huevos del pingüino emperador.
Dr. Wilson, el teniente Bowers y Aspley Cherry-Garrard
El Dr. Wilson, el teniente Bowers y Aspley Cherry-Garrard realizan este viaje en el invierno antártico, en unas condiciones dantescas del que sólo por pura suerte regresan vivos.
Mucho se habló, escribió y documentó sobre el "fracaso" de la expedición, sobre todo si entendemos por fracaso no haber sido los primeros en llegar al Polo. Posiblemente los medios de transporte no eran los mejores
Vehículo a motor
Los vehículos de motor no sirvieron prácticamente para nada, los ponis no eran adecuados para ese clima, los hombres no estaban entrenados en el manejo de trineos y esquí... A esto se añade un clima particularmente duro ese año, con temperaturas de hasta -50º y fortísimas ventiscas que hicieron épicos esos viajes.
Miembros de la expedición
Científicos y marineros, mayoritariamente británicos emprendieron un viaje cientifico-exploratorio donde incluso en los peores dias, donde el hambre, la desesperación y las inclemencias de todo tipo podían anular cualquier voluntad, tomaban datos topográficos, del clima etc.

Scott
Una excelente planificación no exenta de errores fruto de la ignorancia que se tenía de aquellas tierras, estuvo a punto de dar fruto. Es impactante leer el diario de Scott, el deterioro de sus compañeros y del suyo propio, e incluso las cartas que escribe cuando ya sabe que van a morir.
Particularmente irónico es el lugar en el que los exploradores expiraron: A once millas de un gran depósito de comida y queroseno que habría sido sin duda su salvación. Me imagino esa situación, donde se tiene la vida en la punta de los dedos, pero no se puede llegar.
Más y mejor contado:
http://www.hermanotemblon.com/?p=1093
http://desequilibros.blogspot.com/2009/11/viaje-de-invierno-el-peor-viaje-del.html
[1]
[2]
[3]
[4]
20.000 fotos históricas de expediciones polares:
freezeframe
Imágenes del Scott Polar Research Institute:
Instituto Scott

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...