2 nov. 2010

Picu la Carrasca

Decían que iba a llover... y ¡¡Vaya si llovió!!.
Pasando Soto de Caso, y Bezanes y La Foz, antes de la desviación a Pendones hay una curva pronunciada a la derecha, con una antigua cantera abandonada. Ahí dejamos el coche. De momento no llueve. No es que haga buen tiempo, pero el día es agradable. Y es que los dias de montaña ya te levantas con cierta desazón, con esos nervios de colegial que se traducen en la primera acción del día, nada más levantarre: Mirar a través de la ventana el cielo. A partir de aquí, si la cosa está así, así..., comienzan las incertidumbres, las dudas y en algunos momentos incluso el caos.
Comenzamos la excursión, sin mucha fé, subiendo por una empinada pista que hay a la derecha,a escasos metros del aparcamiento y en dirección a Bezanes. A ratos en tierra, otras veces, las más, de hormigón, vamos subiendo poco a poco.
Los colores de la Seronda tiñen el paisaje de tristeza, de la muerte necesaria para renacer otra vez. Añadimos el día gris, plomizo y después de negrura de pizarra cuando toda el agua del cielo cayó sobre nosotros.
Digo que subimos a paso, tranquilamente, intentando disfrutar del paisaje. Vemos a lo lejos, en lo que suponemos el puerto de Tarna, y más a la derecha en Brañagallones las primeras nieves del año. Ya empezamos a pensar en la temporada de nieve, en Pajares o Fuentes, San Isidro...¿los Alpes?. Manolo hace cuentas necesarias con los dedos y calcula el precio de su próximo equipo de travesía. La nieve tiene algo que a todos nos gusta.
Resta bastante sentimiento la pista recién construída, con ese hormigón aún de color claro que resalta como un autopista, pero aunte no me guste es cierto que hay que pensar en los ganaderos que pastorean por estos andurriales. Hoy van en Suzuki y aller andando o en caballo.
Después de varios giros, curvas y demás llegamos a una pequeña majada, abandonada como casi todas debido a la ya inútil función para las que fueron construídas. El progreso, las vías de comunicación acercan al ganadero a los pastos mucho más rápidamente, con lo que ya no es preciso pernoctar en ellas. Los años de abandono, la lluvia ,la nieve y la vegetación se encargará de devolver las piedras al suelo del que salieron.
 En el collado de Xuaco, como digo, acaba la pista. Aquí encontramos a un ganadero que nos da ciertas orientaciones con ese peculiar hablar de la zona, nos indica el camino a seguir y con algúnconsejo nos previene sobre el peligro de la niebla.Tomamos un camino, ya con barro y piedras sueltas que conservando la altura nos lleva al paraje llamado Bormanfoya . Un poco más adelante cruzamos un reguero. 
En este punto nos desvíamos a la derecha para llegar a la majada de Piedrafita, con su fuente abrevadero de 1760. Tiene grabados además de la fecha un escudo con un pico y un hacha.
Damos un corto paseo por la majada y retornamos hacia atrás, con la intención de sin perder altura orientarnos para atacar el Pico La Carrasca. Ayudados por el Gps vamos progresando y después, ganando altura. Empieza a llover y la niebla hace acto de presencia. El día se vuelve muy desagradable. Cortamos varios caminos y llegamos a un pequeño collado donde giramos y comenzamos a crestear. Emcontramos un mojón de hormigón, indicador de Monte Público y a partir de este momento aparecen pequeños jitos de piedra que conducen a la cumbre. 
El frío, el aire y la lluvia que arrecia nos impide cualquier descanso, así que retornamos por el mismo camino por el que subimos. Empieza a caer agua nieve con fuerza. Apuramos el paso con la satisfacción de haber hecho la cumbre a pesar del día de perros.

La ruta en el Wikilock: 

2 comentarios:

  1. Vaya rutas guapas que teneis por esos pagos,encuanto me jubile(si el gobierno no lo impide) me voy "pallí"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una pena el día, con las vistas que hay desde la Carasca. Eso si, los bosques en su punto por lo que puedo ver.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...