14 mar. 2012

Avituallamiento perfecto

Es una de las partes claves en una carrera. Los puntos de alimentación, bien usados, nos pueden ayudar a mejorar nuestra actuación. Para ello, es importante seguir una estrategia planificada.

La revista Trail Run Magazine ha publicado una serie de consejos para que los avituallamientos ayuden al corredor a mejorar su actuación en carrera. Para un corredor cansado, los avituallamientos son oasis repletos de comida y bebida, un micro-cosmos social con voluntarios. Muchos corredores se dejan atrapar y pierden tiempo, pero cuando se usan de forma eficiente, estas estaciones pueden ayudarte a mejorar tiempos.
“Si estás corriendo, sigue un plan”; eso es lo que asegura Jason Bryant, 3º en el USAFT de 2011. Saber lo que vas a cargar durante todo el recorrido y lo que vas a consumir en las estaciones es el primer paso para optimizar una estrategia. Un lema es “lo ligero es bueno”. Es fácil, a menor peso, más rápido y ágil serás.
Por ejemplo, si eres de los que confía en los geles energéticos, es probable que el consuma sea de uno o dos por cada hora. En carreras largas, eso significa una cantidad considerable de geles para transportar. Sin embargo, si investigas puedes encontrar carreras en cuyos avituallamientos den geles que tu estómago tolere, lo que implica que sólo necesitas llevar unos pocos, con la consiguiente reducción de peso. Si no haces los deberes, es probable que, por precaución, lleves más de los necesarios.
Recuerda que los fluidos son la parte más pesada de tu kit; si las estaciones están poco separadas o la carrera es corta, quizá puedas beber únicamente en ellas y reducir el agobio de llevar mucho líquido. Planificando una carrera en cuanto a la separación entre los puestos, las condiciones del tiempo y la longitud de la carrera permite reducir lastre.
Si los avituallamientos están cerca entre sí, considera llevar el agua suficiente para completar el recorrido intermedio. Amy Lane, una de las mejores corredoras de USA lo tiene claro: “hay carreras como la Vermont 100 que tienen 29 estaciones. Si te pareas en todas una media de dos minutos, es casi una hora de carrera”.
Realizar un repostaje perfecto depende de lo que haces antes de llegar tanto como de lo que haces una vez allí. Sabiendo la distancia entre dos puestos, empieza a pensar en lo que vas a consumir un par de kilómetros antes de llegar. Decide qué es lo que vas a cargar y de qué te vas a deshacer.
En carreras más largas, quizá necesites más que agua y comida y puede ser un rollo recordar la distancia entre puestos. Cuando esta sea la situación, puedes utilizar recursos mnemotécnicos para entrenar tu memoria. Se puede usar una palabra para cada tarea y construir una frase con las palabras, por ejemplo. Matt Hart, entrenador y corredor profesional lo tiene claro: “repite la lista de lo que tengas que hacer antes de llegar al avituallamiento; hazlo otra vez cuando llegues a la mesa”.
Justo antes de llegar a un puesto de recarga de líquidos, abre tu botella o saca la bolsa de líquido de tu mochila. Al llegar a la mesa, diles a los voluntarios qué es lo que quieres. Lo mejor es mirarlos, hablar alto y claro y ser específico con tus necesidades.
Por lo general, es mejor comenzar rellenando la mochila o las botellas de bebida antes que ir a por comida u otros artículos. En ocasiones, el propio voluntario estará encantado de hacerlo por ti. En ese caso, aprovecha para beber, comer o realizar otras actividades y tareas.
Realiza sólo las tareas que, antes de llegar al puesto, has planeado y son necesarias. Es fácil verse tentados por las comodidades que se pueden llegar a ofrecer, como sillas, calentadores o gominolas. Si algo no es esencial, no lo hagas, y síguete moviendo.
A menudo se pasa por los puestos lo más rápido posible. También puede ser necesario tomarse el tiempo necesario para arreglar algún problema imprevisto que nos haya surgido, como vendar una ampolla, tapar una pérdida en tu sistema de hidratación o arreglando principios de deshidratación. Lo importante es que la inversión de tiempo merezca la pena.
Sean Meissner, corredor profesional, apunta que si realmente necesitas ayuda, díselo a los voluntarios. Es para lo que están allí. Muchos son corredores y podrán empatizar con los problemas que sufras y con tus necesidades”.
Ya sea que estés liderando la carrera o bien que estés corriendo por simple diversión, no pierdas nunca de vista el consejo de la ganadora de la Western States 100 de 2009, Anita Ortiz; “da siempre las gracias a los voluntarios”.
Fuente: Trail Run Magazine
Visto en Desnivel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...