2 abr. 2009

Annapurna III

1970. Tercera ascensión
Expedición británica por la cara sur

Con la ascensión del último 'ochomil' virgen en 1964 -el Shisha Pangma- la historia de la conquista de las 14 cimas más altas del planeta cierra su primer capítulo. ¿Por dónde comenzar el segundo? El británico Chris Bonington, uno de los escaladores más destacados de la época, lo tenía claro: por las vías más difíciles. Y si se hablaba de dificultad, inevitablemente había que mirar a la cara sur del Annapurna, casi 3.500 metros de pared de hielo y roca.
Ocho británicos y un estadounidense, el equipo más fuerte jamás preparado para el Himalaya, se plantaron en la base de la pared a principios de abril. El reto era épico. La vía transcurre por el pilar izquierdo de la pared y sube recta hasta el campo III, a 6.100 metros. Pero luego, tuvieron que bordear una arista de hielo que les llevó una semana de arduo trabajo. La siguiente dificultad fue una banda rocosa de 300 metros. Algunos días no ganaban más allá de 30 metros a la pared. El grupo se iba agotando y el propio Bonington tomaba las riendas de la escalada cuando la moral decrecía.
A finales de mayo Dougal Haston y Don Whillans se situaron en el campo VI, a 7.300 m. Era la cordada de cumbre. El plan era instalar otro campo 300 metros más alto, pero el equipo estaba agotado, apenas llegaba comida y material a los campos más altos y el tiempo era cada vez peor. O ahora o nunca. El 27 de mayo salieron hacia la cumbre. Primero por un tramo de cuerdas fijas, las últimas de los 4.500 metros instalados, pero se acabaron pronto. Abandonaron todo el material no imprescindible y siguieron escalando entre la niebla, hasta la arista cimera. Un breve paseo, en comparación de lo que acababan de ascender, les llevó hasta la cumbre.
Pero una vez más, el Annapurna se iba a cobrar su tributo. Durante el descenso, ya en los campos bajos, un serac aplastaba a Ian Clough, compañero de cordada y amigo personal de Bonington, lo que impidió a la expedición celebrar el éxito. Sin embargo, el salto cualitativo en la conquista de los 'ochomiles' ya estaba dado. A partir de ahora, se valoraría más la dificultad de la ruta a seguir que el hecho mismo de hacer cumbre.
Fernando J.Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...