4 jul. 2009

Jorge Egocheaga al K-2


Apenas un mes después de haber participado con la expedición de «Al filo de lo imposible» en la ascensión por parte de Edurne Pasaban al Kanchenjunga -con lo que la navarra se convertía en la primera mujer en sumar doce «ochomiles»-, el médico y montañero asturiano Jorge Egocheaga está de vuelta al Himalaya. Su objetivo: el K-2, la segunda montaña más alta del planeta (8.611 metros), cuya cima ya intentó sin fortuna hace ahora un año. Entonces una fuerte tormenta lo llevó a dar la vuelta cuando sólo le restaba el último tramo de ascensión. Egocheaga regresa ahora al K-2 en compañía del zamorano Martín Ramos, con quien hace unos días emprendía viaje hasta Islamabad, la capital de Pakistán, desde donde se trasladaron por carretera hasta Skardú, ya al pie de la cordillera del Karakorum. En estos momentos Egocheaga y Ramos se encuentran realizando la marcha de aproximación tras integrarse en una expedición austriaca que viene de coronar el Nanga Parbat (8.125 metros). Luego tendrán que equipar los tres campos de altura del coloso himalayo, y si el tiempo lo permite tienen previsto afrontar la subida final para mediados de mes y hacerlo por la vía más habitual, la de la cara Sur, en la zona de Cachemira administrada por Pakistán, mientras que la cara norte se encuentra en China. Esta vía también se conoce como «El espolón de los Abruzzos». El espolón comienza a una altitud de 5.400 metros, donde se suele emplazar el campo base avanzado. La vía continúa por una sucesión de sectores de roca y nieve / hielo y algunos lugares más técnicos donde es necesario escalar sobre roca, como la «Pirámide Negra», tras la que hay una serie de pendientes complejas y muy expuestas. El último obstáculo lo representa un corredor denominado «Cuello de Botella», que obliga a los escaladores a acercarse a una pared de «seracs» que forman un precipicio de hielo al este de la cima. La caída de uno de estos «seracs» en 2001 provocó que la cumbre fuera inaccesible durante los dos siguientes años. La forma piramidal de la cumbre hace que el ataque final sea de escalada, por un terreno muy empinado de hielo y roca, a diferencia del Everest (8.848), a cuya cima se llega caminando. El K2 tiene fama de ser la montaña más compleja y difícil de ascender del planeta. Y es que su cumbre ha sido coronada por menos de un diez por ciento de los montañeros que alcanzaron el Everest. El 2 de agosto del pasado año, sólo unos días después de que Jorge Egocheaga renunciara a la cumbre ante las dificultades meteorológicas, once expedicionarios perdían la vida cuando bajaban al campo base al ser alcanzados por una avalancha de nieve. Y es que el K2 también es conocido como la «Montaña Salvaje».
Fuente LNE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...