27 oct. 2009

Más sobre jornadas de Montaña

El Club de Montaña Teleno se queda en casa los viernes del mes de noviembre. Por noveno año consecutivo, la asociación organiza las Jornadas de Montaña, para compartir con los bañezanos las conquistas de sus invitados y las de sus miembros.
Los ponentes invitados para este año son el palentino Vicente Lagunilla Alonso, el día 6, que ha coronado dos ochomiles y presenta su ascensión al Gasherbrum II; Anselmo Vidal, montañero y miembro del Greim de Sabero, mostrará sus aventuras por Picos de Europa el día 13. Una semana más tarde, Emilio Grande hablará del vigésimo aniversario del Club Montañero Benaventano. Las jornadas se cierran el 27, con el ascenso de cuatro miembros de Teleno al Diente de Gigante, en los Alpes, que se llevó a cabo este verano. Las sesiones se celebran en el Centro Infanta Cristina, excepto la última, que será en la biblioteca.

Gijón se queda este año sin Semana de Montaña
La Semana Internacional de Montaña de Gijón se queda sin cumbres este año. La suspensión del certamen no tiene su origen en la pérdida de patrocinios ni en el recorte presupuestario impuesto por la crisis -como ha ocurrido con otros acontecimientos deportivos y sociales en los últimos tiempos-, sino en las obras de remodelación que mantendrán cerrado el teatro Jovellanos hasta finales de año. El habitual escenario de la Semana no alzará su telón hasta que se inicie 2010 y los organizadores no han conseguido un recinto con el aforo necesario para el festival de montaña gijonés, que es uno de los más reconocidos y multitudinarios de España.
Se ha buscado como alternativa el teatro de Laboral, pero la cantidad que se les reclama por el alquiler del mismo ronda los 3.000 euros diarios (la Semana programa, habitualmente, cinco sesiones, por lo que los gastos de arrendamiento ascenderían a 15.000 euros). Amador Fernández, presidente de la Agrupación Montañera Astur Torrecerredo, que lleva el peso de la organización del certamen, señala que «no estamos en condiciones de afrontar esas cantidades, porque no sabemos en qué medida respondería el público a la hora de desplazarse hasta allí para las sesiones». El librero y montañero gijonés añade que «no vamos a echarle la culpa a nadie. En Laboral nos dieron ese precio y es lo que hay».
Amador Fernández le quita hierro a la situación y señala que «no es la primera vez que la Semana se interrumpe. Ya nos ocurrió en otra ocasión, porque hasta que nos enganchamos al teatro Jovellanos estuvimos peregrinando por varios escenarios, como la antigua Escuela de Maestría o el colegio Corazón de María o el Ateneo. No pasa nada, el año próximo volveremos con más fuerzas, si cabe».
La aventura de Shackleton
Torrecerredo contactará estos días con los demás grupos de montaña de la ciudad que colaboran en la organización de la Semana para informarles de la situación y plantearles una propuesta «para mantener encendida de alguna manera la llama de la Semana este año y que la gente vea que esto no muere». La intención es organizar una única sesión, que consistiría en la proyección de la película original que filmaron los tripulantes del buque rompehielos 'Endurance' en la épica expedición capitaneada por Ernest Shackleton a la Antártida en 1914. El marino irlandés y sus 28 hombres sobrevivieron tras una titánica marcha sobre el hielo una vez que perdieron su nave.
«Sería una proyección extraordinaria. No se trata de un documental sobre la expedición, sino la película original. Llevamos tiempo trabajando con ella, para limpiarla un poco», anuncia Amador.
Para proyectar la película solicitarán al Ayuntamiento la cesión de alguna sala municipal, que podría ser el de Gijón-Sur, en Pumarín (con capacidad para un cuarto de millar de personas) o el salón de actos del Antiguo Instituto (céntrico, pero con un aforo más reducido). La fecha se buscaría en noviembre, el mes en el que se desarrolla habitualmente la Semana Internacional de Montaña de Gijón, que el año pasado vivió su trigésimosegunda edición.
 El Comercio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...