19 oct. 2009

Media maratón de la Sidra

¡Ya no recordaba las sensaciones de una Media Maratón!!.
Creo que la última que hice fué allá en marzo, en Trubia. No estaba en las mejores condiciones, ya que a una noche bastante movida, se suma la falta de una estrategia que me llevo a "ir con los de la plaza y volver con los del mercado..."
Con mucho frio y un día claro, tras un minuto de silencio muy emocionante, en recuerdo de Marcos, se dió la salida, al lado del ayuntamiento de Nava. Las liebres que había elegido iban ciertamente rápido para mi, por lo que decidí ir descolgándome poco a poco esperando que Manolo me alcanzase... pero Manolo no llegaba. Allá por el Kmt 8 me adelanta "Helsinki", a cuya rueda hice la carrera. Hablando de lo humano y lo divino, fuimos tragando cómodamente los kilómetros hasta que ya en las calles de Nava aceleró y me fué imposible seguirle.
Llegué a meta, con el flato de rigor, por pretender ir más deprisa de mis posibilidades. Allí espero que llegue Manolo, saludando alos conocidos, que cada vez son más.
La diferencia entre las carreras de montaña y las de asfalto son ciertamente grandes. Pero no como se podría pensar. Creo que son más penosas las de asfalto. Desde que sales vas pendiente del reloj, no hay momento para recuperar, y yo, cada vez que hago alguna, acabo con dolores en rodillas y/o articulaciones. Es verdad que las de montaña exigen tener un "plus" de forma, musculatura y capacidad aeróbica, pero en modo alguno son tan agónicas como las de asfalto.
Bueno salvo decir que llegué a casa con 38º de fiebre, contagiado SEGURO por el Manolo, no me queda más que dar la enorabuena a todos los que llegaron a meta, en especial al padre de Marcos, que, valiente, enfundado en la camiseta del equipo, acabó la carrera como un verdadrer paisano.
Os pongo la carrera en el Wiki:

*
Clasificaciones por categorias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...