5 feb. 2010

Actividad física y control del peso corporal


El efecto del ejercicio sobre el control de la grasa corporal resulta principalmente de dos hechos:
1) Gasto energético que supone la realización del ejercicio, el cual es mucho más alto en el caso de los ejercicios aeróbicos y además, a mayor intensidad del ejercicio mayor gasto energético. (Kcal. /min.)
2) Aumento de la masa activa del cuerpo (masa muscular) y por lo tanto del gasto de energía en reposo. Este efecto es propiciado a largo plazo y en mayor grado por los ejercicios de fuerza o resistencia (pesas, pilates, ligas, mancuernas).
La energía gastada durante el ejercicio depende de las características del ejercicio (tipo de ejercicio, intensidad y duración) y del sujeto que lo practica (peso, capacidad aeróbica); Adicionalmente, debe considerarse el efecto residual o posterior del ejercicio sobre el gasto energético, cuya duración es controversial y depende principalmente de la intensidad más que de la duración del mismo.
En el caso del ejercicio, mientras más intenso mayor es el gasto calórico por minuto. Con respecto al sujeto, mientras más pesado eres, más energía gastas durante su realización comparada con otro sujeto de menor peso. Esto se debe al esfuerzo que implica para el cuerpo movilizar toda la masa durante la distancia recorrida.
Algunos entrenadores frecuentemente sugieren que el ejercicio de baja intensidad es mejor que el de alta intensidad para la regulación del peso y la grasa corporal, debido a que durante el de baja intensidad se utiliza una proporción mayor de grasas; sin embargo, tal sugerencia no considera el mayor gasto energético que ocurre con el ejercicio de mayor intensidad, ni el impacto del ejercicio de alta intensidad sobre la utilización de energía luego de terminar el mismo.
Una cosa es proporción o porcentaje y otra valores absolutos. Si de proporción hablamos, mientras dormimos el 90% de la energía gastada proviene de las grasas, pero ¿cuánto es eso? Naaada.
Durante el ejercicio se utiliza una mezcla de combustibles, ATP, creatina, carbohidratos y grasas. Mientras más intenso el ejercicio mayor utilización de carbohidratos porque la disponibilidad de energía a partir de ellos es mucho más rápida que la proveniente de las grasas y además, es posible utilizarlos durante ejercicios aeróbicos y anaeróbicos
En conclusión y sin tanto tecnicismo, mientras más duro trabajes más energía gastarás durante el ejercicio
Debido a que el ejercicio puede aumentar el gasto energético diario, la práctica de ejercicio regular permite al individuo conseguir el balance energético deseado y así controlar sus niveles de grasa corporal, siempre y cuando se vigile también la ingesta de energía. En otras palabras, si comes más trata de aumentar tu ejercicio para compensar tus excesos.
Sandra Suarez
Lic. en Nutrición y Dietética (UCV 1993), Magister en Nutrición Humana graduada con honores (USB 2001). Se desempeña como Asesora nutricional en las áreas de nutrición deportiva, sobrepeso y obesidad. Fue profesora en los Postgrados de Nutrición en las Universidades Central de Venezuela y Simón Bolívar. Impartió clases de aerobics y taebox desde 1987 hasta el 2004 en Caracas y Madrid y ha sido corredora aficionada desde hace 20 años, participando en maratones de 10K, 21K y 42k.
Visto en Soymaratonista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...