10 jun. 2010

Kilian Jornet completa su Transpirenaica


Kilian Jornet ha llegado a una de las calas de Llançà, en plena Costa Brava, pasadas las 11 horas de esta mañana.
El atleta de la Cerdanya completaba así la travesía desde el mar Cantábrico hasta el Mediterráneo en poco más de ocho días, 700 km y 36.000 metros de desnivel positivo.
Un reto difícil de igualar y que ha llevado hasta el límite la incomparable resistencia física y psicológica del campeón del mundo de carreras por montaña.
Las todavía frescas aguas mediterráneas han sido un bálsamo reparador para los maltrechos músculos de Kilian, que los dos últimos días ha sufrido como nunca. Las contracturas en las piernas han sido continuas y a punto estuvieron ayer de frustrar el éxito final de la aventura.
Como detalle meramente anecdótico quedará que el corredor habría preferido terminar en el extremo más oriental de la Península, en el Cap de Creus.
La última jornada ha empezado unas horas antes de lo previsto. El cuerpo de Kilian, acostumbrado al esfuerzo de la última semana, se ha activado bastante antes de las 10 de la mañana y se ha lanzado en pos de la meta de Llançà, a menos de diez kilómetros de distancia en un suave descenso
Kilian Jornet: “Ha sido una experiencia increíble” En todos estos días, paisajes de alta montaña nevados, escondidos tras la niebla, encharcados tras las fuertes lluvias y tostados bajo los rayos de un sol que ya aprieta. “Todas las etapas han sido muy intensas, con mucha gente que me ha acompañado en algunos tramos”. Kilian no ha estado solo. Junto a él , su inseparable madre, Núria, con quien corría los últimos kilómetros de cada una de las etapas; también su padre y su hermana; el equipo Salomon y muchos amigos y compañeros de Font Romeu, donde reside habitualmente cuando no compite. Entre los muchos que han querido felicitar a Kilian en su andadura también ha habido campeones de la talla de Paula Radcliffe, plusmarquista mundial en maratón.

“Salí de Hondarribia sin saber qué pasaría porque nunca he estado tantos días seguidos corriendo ni tantas horas, pero al final todo ha ido bien. Cada día me encontraba mejor. Los primeros días muscularmente fueron duros, tenía muchas agujetas y las piernas cansadas, pero a partir del cuarto día fui a más. Lo mejor de todo ha sido poder disfrutar de estos paisajes tan brutales que ofrecen los Pirineos. Quería hacer esta travesía precisamente para esto: para disfrutar. Ahora mismo todavía no sé muy bien qué ha pasado, guardo muchas imágenes en mi cabeza que se irán ordenando. La llegada también ha sido muy emotiva con mi familia, los amigos y el equipo. Ha sido inolvidable; una experiencia increíble”, ha explicado Kilian Jornet.
Este nuevo desafío se suma a los que ya conquistó Kilian el curso pasado en el marco del proyecto Kilian’s Quest. El atleta de la Cerdanya atacó el mítico GR20, la Travesía de Córcega, uno de los trazados más técnicos de Europa con sus interminables 200 kilómetros y 12.800 metros de desnivel positivo, en 32h54’, cuatro horas menos que el anterior récord que estaba en posesión de Piero Santucci. Asimismo Kilian batió la plusmarca del Tahoe Rim Trial, travesía de 265 Km entre los estados de California.
Revista Desnivel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...