28 mar. 2011

Felechosa a Vegarada

Nuevas rutas, mejores sensaciones.
Con Toño y Santiago, en Felechosa, dispuestos a corretear por las Foces del Pino y llegar a Vegarada.
Salimos del pueblo con el cielo gris y amenazante por una senda en buen estado. Tras pasar el molín de Peón, giramos a la izquierda por un camino ancho que empieza a subir. No hace frío pero la humedad por la cercanía del río se hace sentir. Enseguida llegamos a una portilla que nos indica el inicio de las Foces del río Pino, garganta tallada en caliza de singular belleza. El río atrona a nuestra derecha mientras nosotros avanzamos por un piso empedrado.
Llegamos a una bifurcación. El camino de la derecha nos lleva a Peña Redonda y el de la izquierda a la majada de La Cabritera. Tomamos este último y por una senda en zig-zag, cómoda, siempre marcada con las señales del PR, al cabo de 25 minutos vemos el grupo de cabañas que forman la majada.
Tras un pequeño refrigerio y ya orbayando, continuamos la traza del Pr hasta el cruce de la pista a Vegarada. Un grupo de venados cruza ante nosotros y desaparece en el bosque. La pista hasta el puerto  está muy bien mantenida, y aún con restos de nieve llegamos hasta el mesón, cerrado y en obras. Exceptuando una pareja de montñeros al comienzo de la pista, no se ve un alma. Claramente el día no aconpaña. Agua frío y aire nos reciben en lo más alto del puerto. A lo lejos, entre niebla y oscurida vemos las pistas de Riopinos, en San Isidro.
Damos la vuelta y tomamos, a unos 2500 metros del puerto una pista que sale a nuestra derecha, para volver a encontrarnos con las sempiternas marcas blancas y amarillas, y volver a Felechosa.
Fueron 30,00 kilómetros, 1.900 metros de desnivel de subida y 4:30 horas.
La ruta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...