27 abr. 2009

¿ Y ahora qué ?


Esta es la pregunta que se hace quien ha terminado una preparación tan dura y una carrera tan exigente como el maratón.

Es normal que después del esfuerzo, venga un periodo de bajón. Lo más curioso es que este estado depresivo se presenta por igual tanto al que logró cumplir sus objetivos (terminar la carrera, batir nuestra propia marca, bajar de tal o cual tiempo), como a quien no logro cumplirlos, o incluso a aquel otro que tuvo que abandonar por cualquier problema o por falta de entrenamiento.

Es lógico, si se tiene en cuenta la categoría del desafío que supone tanto la preparación, como el poder concluir una carrera de 42,195 kilómetros. Hacerlo nos deja vacíos. No hacerlo nos frustra. En ambos casos, aparecen sensaciones negativas.

Superarlas no es demasiado complicado. En primer lugar, basta con pensar que la importante preparación que hemos realizado durante dos, tres o más meses ha dejado nuestro físico como nunca. Con respecto a nuestra mente, ésta ha quedado liberada de la incertidumbre de poder cumplir o no el reto. Lo hayamos hecho o no, ya estamos libres de tan pesada carga. Aparte, los entrenamientos y la carrera han endurecido nuestra mente.

Una vez que nuestro cuerpo se recupere del esfuerzo, se deben canalizar tales sensaciones. Lo más recomendable es hacerlo pensando en nuevos objetivos deportivos. Lo más lógico es que esos objetivos continúen teniendo que ver con las carreras.

Cualquier deporte nos servirá para volver a pensar en positivo. Ciclismo, excursionismo, montañismo, marchas de orientación, son actividades relacionadas con lo que hemos estado haciendo hasta ahora, por lo que enseguida conseguiremos acoplarnos a sus exigencias.

Si pensamos en seguir corriendo, fantástico. Empieza la época en la que se celebra la mayor concentración de carreras en nuestro país. Eso sí, olvidaos durante unos meses de correr otro maratón. No se recomienda hacer más de un par de maratones por temporada. Lo mejor: carreras entre 10 y 21 kilómetros. Volaréis y encima se tarda mucho menos que en el maratón.

Antes que nada, lo primero es lograr una perfecta recuperación de nuestro organismo, algo que depende de cada persona, aunque hay expertos que aseguran que se tarda un mes en recobrar los parámetros anteriores al maratón. Se debe empezar hoy mismo. Lo ideal es trotar los dos días siguientes al maratón entre 20 y 40 minutos y realizar unas concienzudas sesiones de estiramientos. Quien no pueda correr, debe hacer algo, aunque sólo sea caminar. Después puede descansarse hasta el fin de semana, para correr entonces alrededor de tres cuartos de hora.

Al mismo tiempo, hay que cuidar la hidratación y llevar una comida equilibrada con especial atención en los carbohidratos.

Fuente El Mundo

Crónica de El País

Leido en ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...