23 jun. 2009

Edurne Pasabán


La montañista española Edurne Pasabán, nominada para el premio Príncipe de Asturias junto a la austríaca Gerline Karlterbrunner y la italiana Nieves Moroi, ha opinado que no se siente merecedora del galardón.

"Creo que no lo merezco. Nunca pensé que llegaría tan lejos, que conseguiría tantos premios. Yo escalo porque me gusta. El estar nominada para mí es grande. Es un trabajo de diez años en el que he tenido que hacer 10.000 cosas para hacer ''ochomiles'', añadió.

Pasabán ha dado una conferencia en Madrid con motivo de una iniciativa puesta en marcha por Telefónica y la Fundación Patrimonio Nacional de la Junta de Castilla y León para reforestar una zona de la Comunidad Autónoma.

Bajo el título "Montaña y desarrollo sostenible", la escaladora española ha hablado sobre la situación de zonas que viven del turismo de montaña como Tíbet o Nepal, de las actuaciones de los gobiernos de aquellos países o del modo en que afectan las expediciones a los parajes naturales.

La montañera, que recientemente coronó con la subida al Kangchenjunga su duodécimo "ochomil", aseguró que ya se encuentra recuperada de esa última expedición en la que "casi" pierde la vida gracias "al cariño de la gente" y que en septiembre tratará de coronar el Sisha Pangma.

Cuestionada sobre sus sensaciones al alcanzar la cima del Everest, se mostró incapaz de transmitir lo que pensaba: "Cada uno siente diferentes cosas. Tuve la sensación cuando llegué a la cumbre de un trabajo terminado pero con tensión, porque realmente se termina la montaña cuando llegas al campo base. La felicidad y todo lo bonito que crees que vas a sentir lo sientes ahora".

Pasabán reconoció que es "difícil" la conciliación de la vida profesional con la familiar. "Personalmente me ha costado decir que vivo de esto. La vida personal es dura porque sacrificas muchas cosas. Ahora mismo no puedo pensar en una familia porque no sería lógico en una carrera deportiva. No quiero irme a subir ''ochomiles'' y que cuide a los niños mi madre", añadió.

Sobre sus retos de futuro la alpinista confesó que espera alcanzar las 14 cumbres más altas del planeta el año que viene y que le gustaría ser la primera mujer en conseguirlo: "Mentiría si dijera que no estoy atenta a lo que hacen las demás. Es por naturaleza". "Mi vida laboral quizás cambie por ser la primera pero Edurne persona no va a cambiar por ello", agregó.

La montañera vasca también opinó sobre las cifras que mueve el fútbol y sobre los 96 millones pagados por el Real madrid para hacerse con los servicios de Cristiano Ronaldo: "Me parece una brutalidad pero lo mueve realmente. Si se paga es porque genera eso. Solo espero que los que cobran no se rían de eso, que sea un tío derecho y con respeto por la gente", dijo.
Fuente Diario as

Por otra parte:

Edurne Pasabán confirmó este martes que el próximo mes de septiembre intentará coronar su decimotercer ochomil, el Shisha Pangma, y que en un año espera haber completado las 14 montañas de ocho mil metros, lo que convertiría a la guipuzcoana en la primera mujer en lograr esa hazaña, algo por lo que, sin embargo, no pierde "la cabeza".

Sobre el nuevo reto, la alpinista española afirma que "si todo va bien, de aquí a un año espero haber completado los 14 'ochomiles', pero no pierdo la cabeza por ser la primera. No me obsesiono con esto, aunque mentiría si dijera que no estoy atenta a lo que hacen las demás".

Y es que la montañera no es la única con opciones de ser la primera en conseguir ese hito, ya que sólo dos días después de que Pasabán ascendiera el pasado 18 de mayo su decimosegundo ochomil, el Kangchenjunga, la austriaca Gerline Kalterbrunner igualaba esa marca con su cima en Lhotse. Además, con uno menos, con once, está situada la italiana Nives Meroi.

Pese a esa competencia por ser la primera mujer en lograr la hazaña, Edurne Pasabán afirmó mantener una "buenísima relación" con sus 'rivales', en especial con la austriaca, señalando que "soy muy amiga de Gerline, pero amiga de verdad", bromeando que "le he pedido que si termina ella antes haga una fiesta, pero a la española, no a la austriaca, que es muy aburrido".

Pensando en un futuro, cuando complete los 14 'ochomiles', Pasabán no se ve haciendo otra cosa, por lo que si logra la proeza, después, espera seguir ligada a la montaña, ya que "no puedo estar parada, no me veo limpiando la casa", revelando que cuando vienes de subir una montaña ya piensas en "cuándo será la siguiente".

Por último, la vasca criticó la excesivas expediciones comerciales que se hacen al Everest porque "degradan mucho el entorno" y aseguró que el verdadero alpinista es el que está "concienciado con la naturaleza", señalando que "nos hacen pagar 3.000 euros de fianza por la recogida de la basura que generamos durante la ascensión. El problema es que para muchas expediciones eso no es dinero, y pasan de todo, no están concienciados. A los 'sherpas', antes, les dabas un caramelo a 7.000 metros de altura y lo tiraban al suelo, ahora están más concienciados. Nuestra tierra es como nuestra madre y dependemos de ella, por eso tenemos que estar mentalizados"
Fuente Diario Marca

4 comentarios:

  1. No se lo merece Edurne porque ella no hace montaña por el espiritu autentico de este deporte sino que lo hace por dinero y por fama y eso no representa a los que amamos la montaña. Que deje de lloriquear en los peridicos lo duro que es y como ha superado su depresion que da verguenza ajena de verla.

    ResponderEliminar
  2. Voy a hacer de abogado del diablo:
    A todos nos mueve algo a la hora de hacer alguna actividad, llámalo dinero, vanidad, autoestima... ¿Por qué el dinero tiene que ser más mezquino ?. La buena chica consigue vivir de lo que más le gusta -eso lo reconoce- y trata de venderse lo mejor que sabe.
    En cuanto a lo auténtico de la montaña... ¡puff!!, mira tú si no hay egoismos e intereses en expediciones de no profesionales...

    ResponderEliminar
  3. Edurne, no eres auténtica, te derrumbas en los campos base y tienen que animarte para que consigas tu gesta, gesta que después publicas a los cuatro vientos. Eres una infeliz que no has sabido dirigir tu vida y te dedicas a marear con hombres casados, que claro no te corresponden, pero tu por si acaso metes caña y luego cuando ves a sus familias como si no pasara nada, eres un fraude de mujer, de montañera y de persona.

    ResponderEliminar
  4. No tiene tanto mérito, si en diez años no haces otra cosa, normal.....,

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...