13 ago. 2009

Continúa el rescate del alpinista Óscar Pérez aunque «a paso lento»

Nada salió como se tenía previsto porque no se cumplió con el programa establecido. Los vuelos planeados no se produjeron, según afirmó desde la lejanía Sebastián Álvaro, director del programa 'Al filo de lo imposible' y coordinador de la búsqueda del alpinista oscense Óscar Pérez. «Cuando la montaña quiera, se hará el rescate». Manolo Bara, presidente de la Peña Guara, resumió así la dramática situación que sufre este montañero, colgado de una pared a 6200 metros de altitud en el Latok 2. Nada se sabe de él, ni tampoco se esperan noticias suyas en las próximas horas. Su compañero Álvaro Novellón y el estadounidense Fabricio Zangrilli ya han comenzado el ascenso de la cordillera del Karakorum, pero no se puede calcular cuánto tiempo tardarán en llegar hasta el aragonés.
Álvaro completó un día y medio en descender la ladera desde el lugar del accidente. Ahora, es más difícil todavía. Es una ascensión con un equipamiento especial, con víveres y medios para ayudar a Pérez, si lo llegan a localizar. Se puede tardar hasta tres días en llegar al lugar, siempre en función de las condiciones meteorológicas. El viento que el pasado martes afectaba a los helicópteros ha amainado. «La montaña no es una ciencia exacta. Puede venir un vendaval del valle, una ventisca inesperada, cualquier impedimento que haga todo más complicado de lo que ya es», recordó Bara.
La orografía del terreno es un hándicap añadido. Al tratarse de uno de los sitios más inexpugnables de Asia las dificultades se multiplican. Por este motivo, los planes iniciales de rescate se cambiaron con el paso de las horas del miércoles. Se decidió que lo mejor sería hacer la operación por la parte sur, donde es más 'fácil' caminar.
Imprevistos
Al menos, dos helicópteros obtuvieron el permiso necesario en el último momento para despegar y depositar sobre el glaciar de Biafo, en la cara sur de la montaña, 215 kilos de material. El inconveniente es que se produjo a ocho kilómetros del lugar preestablecido. La aviación paquistaní argumentó que había muchas grietas y no se podía aterrizar.
Mientras, prosiguen las conversaciones al más alto nivel para 'obligar' al gobierno paquistaní a cumplir sus promesas de ayuda en el rescate de Pérez. Desde la familia del aragonés en España se han intensificado las llamadas al Ministerio de Asuntos Exteriores para que presione con el mayor ahínco posible. Sin embargo, la respuesta siempre es la misma: «Estamos haciendo todo lo que podemos. Les decimos que hagan lo que puedan con suma urgencia».
Los diplomáticos a los que se les ha asignado este caso reconocen que el proceso se desarrolla «a un paso más lento de lo esperado».
Diario Montañes.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...