23 sept. 2009

Correr descalzo


El jueves pasado, día 17 el suplemento del The New York Times que se adjunta con El Pais, publicaba un artículo sobre los Five Fingers, esas zapatillas o fundas, o guantes para pies. Me llamó la antención primero los artefactos en cuestión y después recordé que al camarada Monchu, un fisio le recomendó correr regularmente una corta distancia descalzo. Con ello conseguiría, dice ese fisio, fortalecer tobillos.
Me tomé la molestia de transcribir el artículo y aquí lo pongo.



Todd Byers era una de las más de 20.000 personas que participaron en el maratón de San Francisco en julio. Vestido con pantalón corto y una camiseta,podría haberse confundido con los demás corredores, excepto por una diferencia llamativa: iba descalzo.
Todas las miradas se clavarán en él."La gente  lo encuentra  un poco raro", dice Byers, de 46 años, encogiéndose de hombros. Es un entrenador de corredores y organizador de congresos de Long Beach, California, desde el  2004 ha participado en 75 maratones descalzo.
Algunos estudios indican  que las zapatillas de correr modernas nos mejoran en mucho el rendimiento de un corredor y tampoco evitan lesiones. Algunos corredores están convencidos de que van mejor descalzos, o con zapatos que  equivalen a poco más que unos guantes finos para los pies.
Muchos expertos médicos difieren. La consecuencia es un debate que enfrenta  a una estrafalaria banda de corredores descalzos y científicos en contra de la zapatilla de correr con los círculos médicos y deportivos.
El debate también ha inspirado calzados innovadores. Empresas como Vibrán, Feelmax y Terra Plana han inventado creaciones de suela fina que pretende combinar las ventajas de ir descalzo con una capa de protección.  Esta tendencia al minimalismo podría tener repercusiones significativas no sólo para las  zapatillas de correr sino también para  el mercado más  amplio del calzado deportivo, que mueve 17.000 millones de dólares.
Las empresas de calzado han prosperado  vendiendo un torrente constante de nuevos modelos mejorados. En octubre sin ir más lejos, el fabricante japonés Asics  presentará la última versión de sus  Gel-Kinsei, unas zapatillas de 180 dólares con  "un sistema de guía de compacto" y una unidad de talón con amortiguadores. Los gigantes del sector defienden sus productos y sostienen que ayudan a los atletas a correr  mejor y a proteger  sus pies de la tensión  y el estrés, por no hablar del cemento y los cristales rotos.
Pero a pesar  de los avances tecnológicos promovidos por el sector, los expertos afirman que la tasa de lesiones entre los corredores prácticamente no ha variado desde la década de 1970 cuando aparecieron las zapatillas de correr  modernas. "No hay muchas pruebas de que a la gente  le vaya mejor con las zapatillas de correr, afirma Daniel E. Lieberman, catedrático de biología    evolutiva humana de la Universidad de Harvard, que han investigado  en la función ejercida  por el correr en la evolución humana.
Cada vez hay más gente que cree en correr  descalzo o casi. Siguen representando un sector minúsculo de la población, pero métodos de entrenamiento populares como el ChisRunning, o el Born tu Run (nacido para correr), un éxito de ventas escrito por Cristopher McDougall, han despertado interés.
Los defensores  alegan que los pies descalzos son perfectamente capaces de correr largas distancias y que el encerrarlos en calzados modernos debilita los músculos y ligamentos del pie, y bloquea  información sensorial sobre el terreno que resulta vital. Se podría decir qu el calzado se  interpuso en el camino de la evolución, afirma Galahad Clark, consejero delegado de Terra Plana, con sede en Londres. "Son pequeños ataúdes para pies que impiden que el pie funcione como se supone que debe funcionar".
Si pasan algún tiempo en Concord, Massachusetts, a lo mejor le llama  la atención un hombre de 51 años que corre por las calles con unos calcetines muy raros. Es Tony Post de VIbran USA. ¿Y los calcetines? En Realidad son unas finas "zapatillas" de goma con fundas para los dedos, llamadas Vibram FiverFingers, o CincoDedos.
Cuando VIbram, una empresa italiana conocida por sus resistentes suelas  de  tocino, diseñó los FiveFIngers  ,los ejecutivos  de la compañía  pensaron que atraerían a los aficionados a los barcos, a las canoas y al yoga. En cambio, las zapatillas, que cuestan entre  75 y  85 dólares, causaron furor entre los corredores.
Las ventas del calzado minimalista crecen a marchas forzadas. Clark, de Terra Plana, calcula que venderá 70.000  pares este año, el doble que el año pasado.
Pero algunos expertos advierten  de que  el enfoque minimalista puede ser peligroso. "Sólo un número muy reducido de gente es perfecta desde el punto de vista  biomecánico" de modo que la mayoría necesita algún tipo de calzado de apoyo o corrector, explica Lewis G. Maharan, un especialista en ortopedia que es director médico del grupo New York Road Runners, que organiza el maratón neoyorquino. " Correr  descalzo llevaría a un 95% de la población a mi consulta".

Ahí va también un video que pillé por internet



*



1 comentario:

  1. Muy buen post.
    En los blogs americanos se habla mucho de esto.
    Tengo pendiente leerme el born to run.

    Saludos

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...