30 nov. 2009

XX Ruta Santa Bárbara


Antigua selección de atletismo del CAO
El sábado por la noche nos temíamos lo peor. Además de las previsiones matereológicas que auguraban lluvia y aire, el tiempo en el exterior de casa parecía confirmarlo.
Pero amaneció despejado, un dia algo frío (4º en Mieres), pero completamente luminoso y despejado: Un día otoñal.
Nos fuimos de mañana a Sama para dejar uno de los vehículos y con el otro, por Santo Emiliano, para Mieres.

Cuando llegamos ya había, en el barrio de Santa Marina y frente al campus un excelente ambiente deportivo.
Nos vamos abuscar los dorsales y nos tomamos un café, en el único bar del barrio, que como era de esperar estaba atestado de gente. A duras penas encargamos los cafés y los tomamos rápidamente. Es tarde y aún tenemos que calentar.
La siguiente tarea es buscar a la gente del CAO para hacernos una foto. Poco a poco van apareciendo y logramos materializar un recuerdo, más o menos uniformados. Quizás en un año coincidamos todos con la misma equipación....

¡Salida!. Como no íbamos a competir, ni a por ningún tiempo determinado, la carrera sólo tenía un objetivo: Disfrutar y sacar fotos.
Comenzamos a subir a San Tirso, unos cuatro kilómetros con alguna rampa durilla, pero con buen ambiente y camaradería. Después aún queda algo de subida pero mucho más cómoda.
Yo temo la bajada. No se me da bien bajar. No soy capaz de acompasar la respiración ni de llevar un ritmo adecuado, por lo que casi siempre me acaba por entrar el flato.



Vamos comiéndonos los kilómetros poco a poco. Coincidimos con Juan, Severino, Alberto etc, etc, viejos conocidos de muchas carreras ya. Nos acercamos a la cumbre.

Murias viene unos metros por detrás, intentando no descolgarse, para en el llano y la bajada, dar buena cuenta de Manolo, en bastante mejor forma de lo que a priori se sospechaba. De Julito no tenemos noticias.
Llegamos arriba y como esperábamos, Jose, con ese correr airoso, sosegado y etéreo de los que tienen gran seguridad en sus naturales dotes atléticas, nos pasa y nos dedica un saludo con la mano, un saludo que es un adiós.
Yo me concentro en la respiración y en no ir más deprisa de lo que debo.
Vamos bajando bastante bien. Pasan unos kilómetros y vemos, unos cuantos metros por delante a Murias, que evidentemente no está en su mejor momento. Nos separan unas curvas que se antojan un océano. Miro para Manolo y Manolo no asiente.  Le vuelvo a mirar y no sólo no asiente, sino que niega.
¡Me voy a por él!. Concentración, respiración acompasada. Paso a Fabián. Paso a Juan. Me acerco ya en las calles de Sama. Contacto. Como los ciclistas me sitúo a su lado y le miro. Me mira y me cuenta que le duele un gemelo. No se da cuenta que el deporte sigue una filosofía Darwiniana : Aquel que muestra debilidad se convierte en comida. Sigo a su lado. Más para recuperarme de la persecución  que por otro motivo. Va bajando el ritmo y no se da cuenta. Llegamos al parque. faltan dos kilómetros y hay que darlo todo. Acelero y no me sigue. Le espero pero no llega.  Falta un sólo kilómetro. Tomo aire. Vuelvo a tomarlo. Aprieto los dientes y corro todo lo que soy capaz. Voy adelantando a gente hasta la misma llegada. ¡Misión cumplida ! Al poco llega Juan, Murias y más lejos Manolo.


Por orden de llegada, Juan, Murias y Manolo.
Como resumen y epílogo de esta tontería que acabo de escribir, diría que fué una buena jornada, muy disfrutona. Nos echamos nuestras buenas risas y lo pasamos bien. Una medalla, camiseta, manzana, yogurt, y un tigretón en la bolsa de Hunosa, cortesía de esa empresa, organizadora del evento.
.La ruta en la Wiki:



y el perfil:

Para los que no conozcan la zona, coloco una fotaca del earth, donde se aprecia la planta de la carrera.



Más fotos:


1 comentario:

  1. A si que corriste el Maratón de Vitoria de ¿2007? , uno que es adivino......u observador ; - )

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...