22 feb. 2010

Senda del Oso

Tengo un amigo que siempre me cuenta cosas. Siempre habla mucho cuando corremos. Algunas veces, la mayoría, son temas intrascendentes, ligeros, de los que se puede sacar uno en un ascensor cualquiera con un vecino cualquiera, y hacer así más soportables esos minutos eternos hasta el piso propio o ajeno. Pero hay otros momentos en los que se vuelve trascendente y metafísico y trata de ir más allá, entender las cosas, la razón del porqué suceden y qué tiene él que ver en ellas.
Hace unos dias comenzó su arenga con un pregunta:
-¿Qué es para ti compartir?
-¿Lo cúalo? -respondí mientras pensaba en la que se me avecinaba.
- ¡¡Joder, compartir!!. Hacer partícipe a alguien de algo tuyo, entregar, disfrutar de algo común...
- Pues no sé... (yo sin querer darle cuerda, aceleraba el ritmo de carrera...)
- Pues yo creo que lo importante no es compartir, sino tener con quién compartir. Puedo ser rico, o tener muchas cosas materiales, pero siempre seré un poco desgraciado si no tengo con quién disfrutarlas. Tener cerca a alguien para hacer algo tan fácil como salir a correr, a cenar, o fijarse un objetivo común e ir a por él, es algo que considero más que necesario, vital.
-Sí, sí. (Acelero un poco más pq me está empezando a entrar la depresión...)
- Valoramos más las cosas grandes, ( dice jadeando ya...) el placer rápido que las pequeñas muestras de afecto. Muchas personas prefieren las grandes y pomposas tragedias que una pequeña y rala obra de teatro de barrio interpretada por actores aficionados. Yo creo que la esencia está ahí. Ahí está la fuente y el génesis de la felicidad. Ahí es donde se puede compartir. Ahí es donde encuentras lo limpio, lo espléndido.
-Vale, tío ¿a cuánto vamos?
-Por ejemplo ¿De qué sirve saber cosas si no las compartes? ¿A qué sabe una comida si estas sólo?
- Joder, Albino, ¡¡Qué turra me estas dando...!!
- Si no estuviesemos corriendo los dos juntos ahora, sería mucho menos entretenido, casí aburrido.
-Sobre todo para ti...
- Para mi y para tí -me dice. -Ahora vas más rápido que al principio y eso es porque estás contento y feliz de compartir estos momentos conmigo.
- Vamos más rápido para intentar sofocarte y que me dejes tranquilo. Llevo las pulsaciones a tope, y no sé si es por correr o por escucharte...
-¡Cómo eres!. No te creo
- Yo soy un solitario.
- Pues yo soy un tipo feliz cuando estoy con gente, cuando quiero y me quieren, cuando comparto, e incluso cuando apuesto por alguien y pierdo. Poeque sé que tengo esperanza en la vida y en las cosas.
      No sé cómo acabó la cosa pq a partir de ahí la cosa empezaba a superarme y le dí caña al Mp3, pero veía la cara de Albino iluminada mientra hablaba conmigo (y algo roja también).
La verdad es que es un tío majo y no me importa que me de la paliza de vez en cuando. Es de esas personas que merece la pena tener como amigo.

35 kilómetros. Desde el área recreativa de La Buyera, hasta Entrago y de ahí a San Martín, Las Vegas y media vuelta.
Mucho frío, como ya es habitual y también como es habitual, pocos los apuntados para esta quedada: Jose, Julito y el que escribe. Después de tomar un café para intentar entrar en calor, salimos con guantes, gorro, braga, mallas... Es la úlrima tirada larga antes del Maratón de Barcelona, más psicológica que otra cosa, ya que a estas alturas poco vamos a ganar en preparación. A ritmo lento ponemos rumbo a Proaza, pasamos al lado del cercado de los osos, saludamos ya que nos conocemos de otros dias y un par de kilómetros más adelante llegamos a Proaza. Seguimos por la senda. Árboles, mucha vegetación y túneles que salvan la sierra de Caranga, Peña Armada y Sillón del Rey. Estamos pasando por el desfiladero de Peñas Juntas.
No tenemos cobertura de los satélites y los gps no cuentan la distancia. Tenemos que fijarnos en las señales kilométricas de la propia senda para poder compensar los posibles errores. Es un tema algo delicado ya que la tirada de hoy está bastante en el límite de lo razonable y cualquier aumento puede acarrear consecuencias no deseadas.
Llegamos a Perihuela donde nos desviamos hacia la derecha, hacia el pueblo de Caranga y al concejo de Teverga.  Cruzamos la AS-228 y el río a través de un puente cuyo tablero aún tiene restos de hielo, formado por la noche debido al intenso frío y a la humedad de la zona.
Pasamos Las Ventas, donde existe un desvío hacia el pueblo medieval de Bandujo y la sierra de Tameza , que será visitado en un futuro día si todo va bien, y el área recreativa del Castañal. Cruzamos de nuevo la AS-228 y de nuevo el río Teverga para llegar a la presa de La Horniella. Seguimos por impresionantes desfiladeros, el de Entrepeñes y Valdecerezales. Atravesamos numerosos puentes y túneles sobre zonas sin apenas gente.
Entre Peña Gradura y Peña Sobia nos acercamos a Entrago.
Aquí acaba la senda pero aún nos quedan 3 kilómetros para llegar a los17,500 necesarios para completar el entrenamiento de hoy, con lo que segimos por la carretera general hasta San Martín de Teverga con la impresionante sierra del Aramo nevada
 y hasta el pueblo de La Venta, donde nos despojamos de guantes y gorro y emprendemos el regreso.
No coloco la ruta del Gps ya que está hecha una piltrafa. Con tantos túneles y pérdidas de señal parece que estábamos borrachos.
Esta semana que viene es más ligera. Empezamos a bajar el kilometraje y la intensidad del entrenamiento. Aún hay que respetar la dieta para ir ligero de peso. Ya queda menos: 15 días.

4 comentarios:

  1. Una aclaración, que quede claro que yo no llevaba guantes, y eso por dos razones: primera, porque soy de El Franco y los del Franco "semos asín" y segunda porque se me habían olvidado; por otra parte Guto voy a aprovechar para explicar muy graficametne ¿que es compartir? recuerdas que en la salida os planteé que si me cediais un guante cada uno quedaría resuelto mi olvido y patente vuestra generosidad, bueno pues eso que Julito y tú no hicistéis, eso hubiera sido compartir. Jose Manuel Suárez Murias

    ResponderEliminar
  2. Guto, deberías publicar estas crónicas.
    Están geniales.

    Oye, qué bien lo pasáis.....

    Eva

    ResponderEliminar
  3. Pero Harold... por favor... a que esperas para traer a Albino a la sidra de los viernes... y por cierto, cuando quedes conmigo los cascos por favor, los dejas en casa. A la parienta.
    Tortuguita

    ResponderEliminar
  4. Tortuga según una teoria conspirativa que mantienen algunos, los amigos a los que alude Guto en sus relatos son imaginarios, realmente solo existen en su imaginativa cabecita. Yo sin embargo le planeo temas de conversación de gran calado y trascendencia y nunca se hace eco de ello en sus crónicas. Murias.

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...