17 may. 2010

Arenas- Casetón de Ándara

Los dias se nos echan encima y tenemos que ir quemando etapas.
Este tramo, que nosotros vamos a hacer hoy de subida y bajada es el último de la Travesera. Nos planteamos recorrer unos 35 kilómetros, que suponemos nos llevarán hasta el refugio del Casetón de Ándara. Alwerto con botas y yo con zapatillas de montaña comenzamos la marcha y ni la dureza de la etapa ni la adversa climatología va a conseguir arredrarnos cuando a las 10:10 de la mañana abandonamos el aparcamiento de Arenas de Cabrales y carretera arriba llegamos al comienzo de la Senda de Caoru.
Esta senda, de posible origen romano, fué construida durante las guerras cántabras, allá por el años 29 y 19 a. C. Esta senda romana comunicaba Arenas de Cabrales por la Sierra de Portudera con Sotres para salir hacia Liebana por Aliva.
De todas formas, Guillermo Mañana Vázquez, nos cuenta que " La calzada de Caoru, considerada desde Arenas de Cabrales hasta su descenso al valle de Liébana en Espinama, no es un propiamente un paso a través de la cordillera. Une el valle de Cabrales con en valle de Liébana, con lo que para ir por este itinerario hacia la meseta se hace preciso remontar cualquiera de los puertos de la Cordillera Cantábrica que separan la Liébana de aquel territorio. 
Muchos autores la denominan Calzada romana de Caoru, y en no pocas ocasiones remiten, para justificar su calificativo de romano, al artículo de Julián Delgado Úbeda "Comentario a la obra de Saint Saud: Monographie des Picos de Europa" Peñalara X, num. 110´pag 35 y ss. Pero no encontramos en Delgado Úbeda aportación documental alguna que apoye las tesis de la autoría romana de este camino ni de su antigüedad como tal.
Las características de este camino, anchura, perfil de desniveles, tipo de pavimentación, etc no se corresponden en modo alguno con el trazado de un camino característico de la época romana, y sí, como máximo con la de los caminos medievales tardíos. La referencia más antigua de la que disponemos, y que se refiera a este camino, es del 16 de noviembre de 1779 y lo hace como "calzada o Cuesta de Caoro"" 
y además nos describe la senda de la siguiente manera:

CALZADA DE CAORU.
Margen derecha del Cares. Sector Arenas-Portudera. Asi sedenomina a la parte empedrada del histórico camino que desde Arenas de Cabrales conducía a Tielve y Sotres y continuaba a La Liébana por los Puertos de Aliva. Esta parte empedrada se localiza fundamentalmente al norte de Portudera. Al hablar especificamente de “calzada", aqui Ia restringimos por tanto al tramo que desde El Colléu Castiellu, el SE. de Arenas, asciende en diagonal y con abundantes zig-zags por La Peña hasta alcanzar la majada de Umardo. A partir de esta majada, y en dirección a Sotres por Tordin y Entreljano, el camino solo puede recibir el apelativo de “calzada” en tramos sueltos, por cuyo motivo no Io incluimos aqui en Ia  denominacién de Calzada de Caoru.
Desde El Colléu Castiello, y con empedrado  continuado, La Calzada asciende por el interior de Ia mancha de encinas conocida como El Ardinal, en cuyo interior pasa al borde del humedal de El Peyu El Ardinal. Tras salir a ladera despejada de boscaje, la calzada emboca a La Canal, que asciende en apretadas curvas, tras lo cual Ilega a La Cruz de Pruvia, donde un ramal del caminoasciende -derecha del camino en el ascenso hacia el Monte El Llambrial del Cocin y Fuenteteja. La Calzada prosigue ahora en suave ascenso a pasar, ya en las primeras laderas de Portudera por entre las muriadas praderias de La Bolera y El Propiu, a la derecha, y El Valleyu Oscuru, y El Jornial a la izquierda, y asi alcanzar El Collau Tambrin, desde donde asciende -curiosamente en el cauce del valle en ocasiones- hasta la Vega La Llagilerca, y dejando a la izquierda —ya en terreno llano para el camino- el Cuetu de Tras Las Cabafias 0 Cabeza Tras La Cuerre, y a la derecha la loma de La Jerra, Ilega a La Vega de Umardo, que atraviesa dejando por la pradera los Ultimos vestigios: Los Murios de Umardo, restos de los muros de piedra que defendian la vega del paso del camino. Aqui, ya sin calzar, el camino continúa por la Cuesta Las Cuerras descendiendo al Bau Las Cuerras en direccién a Tordin.

Añadido el 06-03-2012
La primera parte no es difícil de caminar. Entre bosques de robles y castaños vamos ascendiendo por buen camino tapizado de hojas. Pasamos el canal de la hidroeléctrica de Arenas y que procede de Pocebos y traspasamos una portilla que volvemos a dejar convenientemente cerrada.
Enseguida nos encontramos con un cartel de madera que nos anuncia el inicio de la senda romana, o lo que de ella queda. Una sucesión de piedras colocadas con mejor o peor suerte dificulta enormemente la marcha al estar mojadas.
La lluvia y el mal tiempo nos impiden recrearnos con el paisaje que dicen se ve desde aquí. Tres veces he pasado por aquí, y tres veces con mal tiempo.
Seguimos comiendo metros de desnivel y llegamos a la majada del Jornial, más adelante Tambrín y Tordín. Hay numerosas marcas blancas y amarillas así como varios postes, pero hay que estar muy atento para no perderse, ya que son múltiples los caminos que por aquí hay marcados.
El nuestro nos lleva al collado Posadoiro donde saco la foto que encabeza el post con las majadas de Tabaos entre lluvia y neblina. Comienza a nevar cuando bajamos luego a la Vega Espeyas. En este punto dejamos el Pr AS-127 y continuamos al frente.
Pasamos al lado de La Caballar, por un hayedo estupendo y al llegar al abrevadero en el collado, giramos a la izquierda. Poco después cruzamos la carretera y nos metemos en la pista que nos llevará al Casetón.
Esta pista era la salida de los materiales de las minas que a principios del siglo pasado horadaban este macizo. Llegaban al mar a través de Tresviso, el desfiladero de la Hermida y desde allí, llegaban a su destino navegando por el río en barcazas.
Subida y más subida, más suave eso sí. Comienza a aparecer la nieve en cantidades abundantes. Al principio no nos incomoda, pero a la altura de Antesoles, ya nos cuesta caminar.

Nunca había estado en este macizo con tanta nieve. No reconozco el entorno por el diferente contraste que le da el blanco de la nieve. Al fondo se ve el Macondiú, pero más allá es todo niebla. Al fin vemos el Casetón. antiguo dormitorio de los trabajadores de las minas, con la carretilla al frente cubierta de nieve.
 Hay gente en el refugio, que espera una mejoría del tiempo para hacer alguna actividad. Descansamos un rato, comemos algo y emprendemos el camino de regreso. Yo aún debo ir a las 24 Hrs de La Fresneda a corretear media hora...
35 Kilómetros y un desnivel de subida de 2.300 metros
Este es el mapa de la ruta seguida:
El perfil:

y la ruta en el wikiloc:

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...