29 sept. 2010

“Los 14 ochomiles no son importantes. Se los inventó Napoleón cuando decidió lo que era un metro. Si midiéramos en pies, no existirían.”


La película

La historia de los hermanos Reinhold y Günther Messner en el Nanga Parbat; la polémica surgida a raíz de la muerte del menor de los Messner y que durante años fustigó y culpó a Reinhold por los hechos que acontecieron, ha sido llevada por fin a la gran pantalla por uno de los grandes del cine alemán: Joseph Vilsmaier.

Director de la célebre Stalingrado -entre otras muchas producciones de enorme calidad- Vilsmaier encontró en la historia de los Messner todos los ingredientes necesarios para realizar un film que ahonda en el drama emocional que supuso la desaparición de Günther en las laderas de la vertiente Diamir del Nanga Parbat.

“Es una tragedia; un drama con mayúsculas”. Y la historia que quería contar no le iba a llevar al Polo Norte, ni a algún remoto lugar de la Tierra; le iba a levar al corazón y a la mente de Reinhold Messner, quien llevaba 40 años ya “con la película en la cabeza”.

Vilsmaier apenas roza los detalles de la infancia de los Messner en el claustrofóbico entorno en el que se habían convertido los valles surtiroleses en los que crecieron; lo suficiente para mostrarnos lo decidido del carácter de Reinhold y el fuerte sentimiento de apego del menor a su carismático hermano y a los retos a los que éste continuamente se consagraba.

Y llegó el Nanga Parbat.

Vilsmaier narra en sucesivos flashbacks el origen y el desarrollo de la expedición a La Montaña Desnuda, pico emblemático para el Himalayismo alemán en una época en la que las ascensiones eran cuestiones de Estado, y a cuya eterna conquista se había consagrado el líder de la expedición, Karl Maria Herrligkoffer. Rodada en los escenarios reales en los que se llevó a cabo la expedición en 1970, la película está repleta de extraordinarias imágenes de la cordillera del Himalaya, del Nanga Parbat y, en especial, de la increíble pared del Rupal. Fue a través de este, por entonces, virgen muro de más de 4.500 metros de altura por donde llegarían a la cumbre los hermanos Messner.

El film de Vilsmaier no hace hincapié en el valor alpinístico de abrir una nueva vía en la vertiente sur del Nanga, ni en la magia “y el arte” de ver una línea entre las ciclópeas dimensiones del ochomil. Se recrea, por el contrario, en las emociones y la enorme fortaleza de los protagonistas de su historia, la de los hermanos Messner. Una historia épica, de drama, de superación, y de rabia.

Estamos ante una buena película, sobria y espectacular, sobre el acontecimiento clave en la vida del que sería el primer hombre en ascender los 14 ochomiles de la Tierra; el que es, quizá, el más emblemático de todos los alpinistas de la Historia.
Fuente revista Barrabes

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...