4 may. 2011

Erhard Loretan fallece en los Alpes suizos


Según swissinfo.ch, la policía del cantón de Valais afirma que el accidente se produjo ayer jueves por la tarde a 3800m de altura, en la arista que lleva a la cima del Grunhorn. Loretan y su cliente ascendieron con esquís hasta donde fue posible, y allí se encordaron comenzando la escalada. Por causas que se desconocen, se produjo el accidente. Loretan falleció en el acto, mientras que su cliente, un ciudadano suizo de 38 años, se encuentra en el hospital en estado grave.
Loretan nació en 1.959 en el cantón suizo de Friburgo, y residía en el pueblecito de Crésuz, Suiza.
Comenzó a escalar a los 11 años, y sólo 4 años después ya ascendía la cara Este del Doldenhorn (3.645 mts.) A finales de los setenta recorrió el macizo del Mont-Blanc repitiendo sus vías más clásicas y, tras una invernal el Cervino, viaja en 1.980 a los Andes donde abre tres nuevos itinerarios además de ascender el Pallcaraju, el Ranrapalca, el Caras, el Artesonraju y el Huascaran (6.768 mts.) En 1.982 inicia su carrera himalayística con una visita al Nanga Parbat (8.126 mts.) En 1.981consiguió su diploma de guía de montaña suizo.
No le gustaba encordarse, prefería las ascensiones rápidas que disminuyen los riesgos ligados a la altura, y de esta forma fue uno de los pioneros del estilo alpino, con hitos que aún no han conseguido ser repetidos. Su máxima era permanecer el menor tiempo posible en la llamada "zona de la muerte", evitando los vivacs. En 1.995 se convirtió en el tercer hombre en ascender las 14 cumbres de más de 8.000 metros, después de Reinhold Messner y Jerzy Kukuczca.
Por encima de otras de igual o mayor importancia y complejidad, por su espectacularidad siempre será recordada su cumbre en estilo alpino y sin oxígeno en el Everest junto a Troillet, por el supercouloir. Ascendieron en 31 horas. Partieron cuando la noche caía, escalaron toda la noche, y cuando llegó el día descansaron. A la noche siguiente, continuaron hasta la cima. Y 3 horas y 20 minutos después de alcanzarla, prodigioso tiempo, estaban otra vez en el campo base, tras descender patinando con la culera desde la cima hasta el campo base todo el corredor de 2.800m de desnivel.
Quede como bello epílogo de su existencia estas palabras extraídas del prólogo de uno de sus libros de fotografía de montaña:
"¿Qué puede provocar más entusiasmo en un joven que descubrir una pasión que le llenará durante toda su existencia? ¿Acaso ser alpinista no es la mejor forma de aproximarse al cielo tanto físicamente como espiritualmente? He tomado la decisión de vivir intensamente, tuteando al riesgo. Me preguntan constantemente por qué escalo, la respuesta se halla en las fotografías que he tomado, ellas abren una ventana sobre ... mis vivencias".
Barrabes
Más aquí, aquí y aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...