20 mar. 2012

Maratón y solidaridad en los siete continentes

El corredor español, recién llegado del Sahara Marathon, tiene un proyecto para unir deporte y ayuda a los más necesitados. Tratará de completar un maratón en cada continente realizando, además, labores de solidaridad.
Fue el primer no africano en la clasificación del Sahara Marathon, pero lo que más le ha marcado ha sido pasar una semana en casa de una familia de refugiados saharauis. Ésta es la base de un proyecto tan deportivo como humano. El proyecto de Luis Alonso.
¿Cómo surge la idea de completar el Grand Slam Maratón (GSM)?
La idea nace de la unión de dos de mis pasiones, viajar, conociendo culturas y gentes, y la práctica del skyrunning. Con esta unión conseguía recorrer el mundo, conocer a sus diferentes gentes y culturas pudiendo realizar un maratón en cada uno de los siete continentes y el polo norte. Y a todo esto, unir siete acciones solidarias, una por cada continente, para realizar un proyecto deportivo y solidario a la vez.
¿Cuántas carreras has completado ya?
El proyecto se inicio con el maratón del Sahara, así como la primera de las acciones solidarias: llevar al Sahara medicamentos, gafas, material sanitario... Hasta la fecha se ha completado sólo una de las ocho etapas que componen el proyecto, África.
¿Cuál crees que será la más complicada de las que te quedan?
Posiblemente la más complicada será la próxima, el maratón del Polo Norte, junto con el de la Antártida. Y no ya en sí por las condiciones climatológicas que se pueden dar -estamos hablando de correr, en el Polo Norte, con temperaturas de entre -25/-30 grados-  sino por la complejidad de llegar hasta donde se celebra la carrera. Para llegar a la salida del  maratón del Polo Norte tendré que coger cuatro aviones diferentes. Y otra de las complejidades que tiene esta carrera es elegir el material adecuado para afrontar una carrera a esas temperaturas. Aquí tengo que agradecer a Trango su disponibilidad y colaboración.
¿Cómo entrenas para competir en diferentes entornos, muchos de ellos áridos como el desierto o el Polo Norte?
Entrenar, esa es la cuestión. Para preparar cualquier maratón llevo unas pautas marcadas por mi entrenador, Víctor López. Él se encarga de preparar unos entrenos adecuados para afrontar una carrera de la mítica distancia. Lo que cambia de entrenar para el Sahara o el Polo Norte son las condiciones climatológicas y el terreno en el que se celebra la carrera.
Cuando preparamos el maratón del Sahara, buscamos zonas arenosas para entrenar y así "simular" lo que nos podíamos encontrar allí. Ahora, para preparar la del Polo Norte, pues estoy entrenando por la zona de Bola del Mundo, Pto. Navacerrada, Pto. Cotos y Peñalara, zonas especificas donde hay nieve y encuentro temperaturas bajo cero, no las que encontraremos allí pero siempre es mejor eso que nada.

Tu última carrera ha sido el Sahara Marathon. ¿Cómo viviste la experiencia?
Fue una experiencia inolvidable, en la que tuve la suerte de convivir una semana con una familia saharaui que me trato como si fuera un miembro de su familia. Pude comprobar de primera mano sus costumbres y conocer como es el día a día de una familia saharaui. Participé en un montón de actividades solidarias que van unidas a la maratón del Sahara y, claro está, correr el maratón. Aquí tuve el honor de ser el primer atleta no africano en cruzar la línea de meta, precedido de tres argelinos, los cuales corrían en casa.
La semana que he pasado en el campamento de refugiados de Smara será algo que jamás olvidaré. Siempre estará en la retina de mis ojos y esa familia, de la que me considero, y me consideran parte, estará conmigo en todo el proyecto. Esa semana me ha marcado. Cuando nos despedíamos sentía que algo de mí se quedaba allí, y que me llevaba conmigo a esa familia que nos acogió durante una semana como miembros de ella.
Hay tres españoles que ya lo han conseguido ¿Le has pedido consejo a alguno de ellos?
Mi proyecto no hubiera visto la luz sin el apoyo y coordinación de Miguel Caselles, primer español en completar el GSM. Él es parte activa de este proyecto y me está aconsejando tanto en labores logísticas como deportivas y de material. El cuarto puesto del maratón del Sahara se lo debo, en parte, a él, que estaba también allí y me comentó cosas referentes tanto al terreno por el que discurre la carrera, como en la forma de correr de los argelinos, que corren en equipo.

¿Qué significa formar parte del Club del Grand Slam Marathon?
Formar parte del club del Grand Slam Marathon va a significar la culminación de un reto deportivo y solidario. Y a su vez la satisfacción de conseguir un proyecto que no está siendo fácil de llevar a cabo por todo lo que supone un desafío como este. Si ya deportivamente es duro poder completarlo, llevar paralelamente siete acciones solidarias, y completarlas, imagina. Será un orgullo formar parte de una lista tan selecta de atletas, en la que figuraré  junto a los tres españoles que ya lo han logrado, Miguel Caselles, Juan Antonio Alegre y Jorge González.
¿En qué te has basado para la elección de las carreras?
Para elegir las carreras, ayudado por Caselles, nos hemos basado en alejarnos de las grandes urbes, el asfalto me da "alergia". Por ello hemos elegido ocho maratones para "conocer mundo", con el valor añadido del desafío geográfico y la aventura en espacios naturales tan apetecibles como desafiantes. Así, correremos en el desierto del Sahara, prueba ya realizada; en el océano glaciar ártico, desierto de hielo, monumentos milenarios, maratón de la Muralla China (Asia); la montaña, TP80km (Europa) K42 Patagonia (A. Sur) y Big Easy Marathon  (Oceanía). Nieve en el maratón de la Antártida y selva en el ultramaratón  de los cañones (A. Norte).
¿Qué quieres transmitir con este proyecto?
Con este proyecto quiero transmitir que es posible unir deporte y solidaridad. Que también se puede ayudar a los que precisan de ayuda haciendo lo que nos gusta; claro está que para que esto suceda tiene que haber gente detrás que apoye tus iniciativas y colaboren con ellas, tanto en las deportivas, pero sobre todo en las solidarias. Cuando estos dos factores se unen y se llevan a buen puerto, la satisfacción es plena, ya que te sientes realizado y liberado.
Realizado porque has conseguido culminar un proyecto y liberado porque, una vez completado, tanto la parte deportiva pero sobre todo la solidaria, sientes que esa presión, que tú mismo has aceptado, desaparece y te sientes libre de la presión que supone poder culminar cualquier acción solidaria, ya que lo haces con toda la fe del mundo para tratar de ayudar a esas gentes; y si no lo consigues, tú mismo te sientes defraudado, pero esto por suerte no ha sucedido.
Además del reto deportivo, ¿qué buscas que te aporte en lo personal?
Pues esto me va aportar mucha cultura, voy a conocer diferentes culturas a lo largo de este año por los siete continentes. Conocimiento de gentes y la historia de cada uno de los lugares en los que voy a estar. Así como sus costumbres y tradiciones. Aumentando mis conocimientos sobre los diferentes lugares por los que tendré la suerte de transitar y conocer.
Fuente Desnivel


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias

Loading...