24 ene. 2010

Parque del Carbayu y Puente Viejo


 El día es tristón, cargado de niebla y amenaza la lluvia aunque no hace frío.
Alrededor de las 10:10 ya estamos casi todos en las instalaciones del Centro Asturiano, para intentar disfrutar de la quedada de hoy. Contamos con un parde cracks: Mariano y Quintana, veteranos de Traveseras, Ultratrails del MontBlanc y más etcétreras, que seguro van a dar dinamismo a la concentración.
No sin antes reagruparse, esperar por alguno, animar a otros, salimos del Centro por la carrertera que tras el club de campo nos lleva a San Miguel de Lillo, y empezamos la ascensión por la carretera al Naranco. Cada uno a su ritmo, es pronto y aún hay que calentar.

Aproximadamente, tras dos kilómetros de subida, nos desviamos a la derecha y tomamos el periurbano, y en constante bajada por suelo de zahorras, cemento y a ratos por pistas forestales llegamos hasta la pista finlandesa. Seguimos bajando por asfalto, por encima de las líneas pintadas en el asfalto, que a través de un bosquecillo...


... nos acercan a la depuradora de Villapérez, al Puente Viejo y por un paseo fluvial al Carbayu.
Es éste un parque creado sobre lo que fué una fábrica de explosivos, donde aún se ven ruinas de instalaciones:

"En Lugones se fundó la Sociedad Anónima Santa Bárbara, en 1880, con un capital de 25 millones de pesetas, bajo la iniciativa de D. José Tartiere, para la fabricación de pólvora.
En 1895 entró a formar parte de la Unión Española de Explosivos. Durante las guerras coloniales que sostuvo España, vendió 300 toneladas y pólvora prismática para la Marina de Guerra.
Recibió medalla de oro en la exposición minera universal de Barcelona en 1888, en la de París de 1889 y en la regional de Gijón en 1899.

En 1879, la estadística de la contribución industrial registra en Asturias la existencia de la mayor fábrica española de pólvora, dotada con 5 morteros, un graneador, una prensa y una tahona para empastes, un tonel de champy y un taller de mechas, accionado todo por agua o vapor, que satisface ella sola el 29 por 100 (2.365 sobre 8.125) de la cuota exigida a los 102 contribuyentes españoles del ramo.

Aunque la estadística no desvela su identidad, todo induce a creer que se trata del establecimiento montado en Lugones por la S.A. Santa Bárbara, a iniciativa de Jose Tartiere. La empresa no tendría una marcha regular, sino a partir de comienzos de 1. 883. Pero ese año ya desarrolló «de manera prodigiosa», produciendo 240 toneladas de pólvora de todas clases, empleadas, en su mayor parte en las cuencas de Langreo y de Mieres, así como en las obras del Puerto de Pajares.
Los anuncios publicados en la Revista Minera repiten que la especialidad de Santa Bárbara de Lugones eran las «las pólvoras para minas, carga y guerra», así como las «mechas de seguridad».
En la práctica, el arte venatorio y la milicia serían mejores clientes que el laboreo minero, cada vez mas decantado hacia el uso de la dinamita."

Tras una vuelta por el parque, volvemos por nuestros pasos, el paseo fluvial y el Puente Viejo donde un cartel  informativo, a la izquierda el Puente Viejo de Lugones reza lo siguiente: "es un puente de factura alto medieval, con precedentes romanos que comunicaba los concejos de Oviedo y Siero. Formaba parte de una calzada romana que comunicaba Astoga (Asturica Augusta) con Lugo de Llanera (Lucus Asturum).
El comienzo de la peregrinación a Santiago y el aumento de peregrinos a pie o a caballo propició la mejora del equipamiento con reconstrucciones sobre antiguos ejemplos romanos.
Presenta perfil alomado, formado por tres arcos apuntados, estando el más pequeño situado a la izquierda.
Las bóvedas, los arcos y las bases de los tajamares del puente estan realizados en sillares bien encuadrados, mientras que el resto esta construido en sillarejos y mampuestos."


 Tomamos de nuevo la dirección de Villapérez, para acercarnos a La Corredoria, por la carretera general, poco transitada y cómoda para correr. Pasamos por encima de la AS-18, y aprovechamos para agruparnos.
Nos quedan unos tres kilómetros de ascenso importante hasta Cuyences, que hay que tomar con calma. Cada uno, como puede, emprende la ascensión y el grupo se empieza a disgregar. Por una parte Mariano y yo, nos sigue Francisco y también vemos a César y Quintana. De los demás no se sabe nada. Continuamos despacio hasta Fitoria donde esperamos y tratamos de reagruparnos, pero al ver que no llegaba nadie, decidimos continuar.
Continuar significa ponerse detrás de Quintana e ir aguantando como buenamente puedas. Estamos haciendo una media de 4:15. Nos quedan unos 10 kilómetros y el ritmo es, para mis condiciones, bastante fuerte. Pero me viene bien ya que es recomendable, eso dicen los entendidos, darle chispa a los últimos kilómetros de un entrenamiento largo.


En la fuente, César y Francisco toman el desvío hacia Constante para subir al CAO directamente, en cuesta fuerte, pero a unos tres kilómetros. No vemos al resto de la expedición y continuamos.
Fin de la pista, giramos, carretera del Naranco hasta El Lobato, donde giramos para tomar la carretera que por encima de Las Teresianas y el Parque de Purificación Tomás, nos lleva a Ules. El ritmo, aprovechando los toboganes del terreno se incrementa, llegando a puntas de 3:30 kmts/min. El inicio de la subida me da un respiro. Voy algo lento, tratando de recuperar. Nos acercamos a Ules y después la empinada cuesta que nos lleve al Centro. Quintana, Mariano y yo, entramos triunfales en el CAO, y por ese orden, después de 22:00 kilómetros. Yo aún tengo que hacer tres más para completar mi plan así que me voy a la pista del campo de fútbol para acabar el día.
Algunas de las fotos que ilustran esta entrada no corresponden con el día de autos.

La ruta en el Wiki:


y el perfil:

Fuentes: «Atractivos y actividades turísticas del Concejo de Siero», CD-ROM elaborado por la Escuela Taller y Casa de Oficios de Siero, editado y revisado por el Ayuntamiento de Siero, con financiación de la Fundación Comarcas Mineras (FUCOMI), el INEM (Instituto Nacional de Empleo) y el Fondo Social Europeo.

1 comentario:

Noticias

Loading...